Piquillos rellenos de bacalao

Imagen
Hay clásicos que nunca fallan, y éste es uno de ellos. Es raro encontrarte con alguien a quien no les guste, es raro el bar de toda la vida que no los ofrezca, es raro que alguien no los haya cocinado alguna vez..., pero estoy segura de que ahora, alguno de vosotros, me dirá, "pues a mi no me gustan" o "en mi casa nunca se han cocinado", pues sí, me lo creo, y quizás sea lo normal, pero lo que si que no me podéis discutir que es un gran clásico. Dejando a un lado lo normal y lo raro, si lo has probado y cocinado, ¡eres de los míos!, y si no lo has hecho nunca, ni probarlo ni cocinarlo, ¡estás tardando, así que coge papel y lápiz, o guárdate el link a nuestra receta, y al lío!

De tapas (XXVI)

Seguimos en Nerja, en El Pulguilla, y como buena malagueña no pueden faltar unos ricos boquerones. Se puede hacer de mil formas diferentes, pero hoy, fritos.

Receta:
Boquerones
Harina
Sal
Aceite

Elaboración:
Lo primero que hay que hacer es limpiar los boquerones, que os recomiendo que si sois amigos del pescadero le digáis que os lo limpie, si no, lo mejor es ponerlos en agua muy fría, si es con hielo mejor.
Los vas sacando uno a uno, y con la uña del pulgar arrancas la cabeza, tirando con cuidado para sacar con ella las tripas. Con la misma uña la introduces por la abertura, en dirección a la cola, para quitar cualquier resto de vísceras, que amargarían luego. Al hacer esto el boquerón queda abierto por la mitad, pero sin separar los dos lomos, que quedan unidos por la zona media y la cola.
Ahora tira con cuidado de la espina, en la zona central, para retirarla. Rompe la espina en la inserción de la cola, que hay que respetar. La cola debe quedar para que queden unidas las dos mitades.
Lava bajo el grifo ligeramente y vuelve a poner en el agua helada. Cuando acabes de limpiar todos los boquerones, tira el agua y vuelve a lavar con agua varias veces, hasta eliminar cualquier resto de sangre.
El proceso de limpieza es fundamental para un buen resultado final.
Una vez limpios, los salamos escasamente, enharinamos y freimos en abundante aceite. Quitamos el exceso de aceite reservándolo sobre papel de cocina, y ¡a comer!

Málaga, tierra boquerona

Comentarios

  1. Toñi (tu_madre_1957)sábado, 03 septiembre, 2011

    Me encantan los boquerones, mira eso si me sale rico.

    claro que como mi hijo vive en el Rincon de la Victoria alli si que están ricos los "vitorianos" que ricossss saben y que ricos los hacen ummmmm.

    Muchos besitos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Un comentario es siempre bienvenido, reconforta a la que está detrás de este trabajo.
Por eso te doy las gracias desde ya.

Entradas populares de este blog

Pan esponjoso en panificadora

Tarta de queso La Viña

Nuevo vídeo: ¡Nos vamos de vacaciones!