Migas

Las migas, también llamadas migas de pastor, es un plato típico que comían los pastores, con ellas se aprovechaban las sobras de pan duro, aunque existen también las migas de harina, típicas de la zona de Granada. Las migas provienen, quizás, del cous-cous magrebí. En los territorios cristianos se hacía con pan y se le echaban torreznos de cerdo para, así, distinguirlo de la comida árabe y judía.
Son típicas del centro y sur de la península Ibérica, principalmente de Castilla La Mancha, Murcia, Andalucía, Extremadura y Aragón, así como en la región portuguesa del Alentejo.
Es un plato sencillo, que tiene su trabjo, pero merece lapena. 

A mí de siempre me han gustado, sobre todo las que hacía mi abuelo Rogelio, quien tenía una paciencia para cocinar increible, siempre hacía todos los platos con suavidad, a fuego lento..., y siempre con un resultado fantástico. El bizcocho, las migas y el bacalao al pil pil eran sus platos, siempre para chuparse los dedos.
Hoy quiero dedicarle la entrada a él, porque hoy cumpliría 82 años.
¡Abuelo, han pasado ya dos años, pero no te olvido!

Receta:
150gr. manteca blanca de cerdo
1kg. pan de hogaza
1 cabeza de ajos
3 pimientos verdes italianos
200gr. chorizo fresco
1 huevo por persona
Aceite
Sal

Elaboración:
Lo primero que tenemos que hacer es desmenuzar el pan, y disponerlo en un recipiente. Salpicamos con agua caliente y sal, removiendo para que absorba la humedad. Reservamos.
Poner una cacerola o una sartén grande al fuego con la manteca de cerdo. 
Añadimos los ajos, enteros y golpeados, los pimientos troceados y el chorizo cortado en dados. Rehogamos todo bien, apartamos y reservamos.
En la misma cacerola o sartén agregamos el pan y removemos continuamente, a fuego bajo-medio, hasta que las migas queden sueltas, doradas y secas. Este paso os llevará tiempo, así que armaos de paciencia y de fuerza.
Cuando las migas estén echas, reservamos, y en una sartén con aceite de oliva freimos los huevos, uno por persona.

Servimos las migas en un plato ondo, ponemos el chorizo, el pimiento y el huevo, y ahora...
¡a disfrutar!

Abuelo, espero que estés donde estés, estés bien, aunque no lo dudo. Te mereces todo lo bueno que haya después de esta vida.
¡Te quiero!

28 comentarios:

  1. qué bonito homenaje para tu abuelo. A mi me encantan las migas y las tuyas tienen una pinta estupenda!

    ResponderEliminar
  2. Barbara a mi me gustan mucho las migas, quedan deliciosas aunque reconozco que es un plato poco frecuente en mi casa. Se les echa mucho de menos verdad?? mi abuelo hace 4 años que nos dejo y mi abuela 2. Algo que sabes que un dia ha de lelgar pero que no te acostumbras por mucho tiempo que pase... en fin, la mejor manera de honrarlos es recordandolos con cosas como tu receta de hoy. Un beso guapa, buen finde :)

    ResponderEliminar
  3. La de años que hace que no me como un buen plato de migas! Justo se las vi hacer el otro día a Enrique Sánchez y me entraron ganas.

    Seguro que tu abuelo hubiese disfrutado un montón de este plato tan rico que has preparado

    Un besazo guapa!

    ResponderEliminar
  4. Xqki q he venido cuando lo he leido!!jejejeje...que cosa mas buena...me ha entrado morriña. voy a decirle a mi suegra q me haga!!jajajaja...besitos

    ResponderEliminar
  5. Que buenassss! tienen que estar estupendas

    ResponderEliminar
  6. Ni lo olvidaras porque los abuelos no se olvidan nunca, muy bonita entrada. Me encantan las migas y las suyas debían ser increibles.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  7. nunca las he probado, y la pinta es irresistible....!!

    que bonito post scriptum....

    ResponderEliminar
  8. Sabes lo mejor, tener la suerte de haber tenido un abuelo así. Eso es para siempre y nada ni nadie podrá nunca quitártelo.
    Las migas estupendas, es un plato muy rico, que en cada pueblo o familia se preparan de una manera distinta
    Bss
    Patricia

    ResponderEliminar
  9. Me encantan y con chorizo son de mis favoritas. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  10. Las migas me gustan mucho, y estas tuyas tienen una pinta buenísima.
    saludos. :-) cocinando con cintro.

    ResponderEliminar
  11. Mi abuela también las hacía y las comíamos con sardinas. Supongo que está con tu abuelo preparando un gran perol de migas. Besos.

    ResponderEliminar
  12. Uy, me encanta esta receta. Me dan muchas ganas de hacerla con las sobras del pavo. Versión después de Thanksgiving.
    Un abrazo,
    Vero

    ResponderEliminar
  13. Holaaa, que precioso homenaje para tu abuelo! nunca se olvidarán aunque pasen todos los años del mundo.
    Yo he comido migas alguna vez pero no las he preparado nunca. Tengo que probar alguna vez a ver que tal me saldrían porque son un plato de lujo, de lujo auténtico.
    Un besooo

    ResponderEliminar
  14. Que ricas estan mi suegra las hacia y ahora las hace mi marido muy rica tu receta
    besos

    ResponderEliminar
  15. ¿te puedes creer que nunca he probado migas? Y eso que me apetecen un montón, se ven tan ricas y delicadas, un sabor maravilloso... me guardo la idea para animarme :o)
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  16. Un homenaje precioso, a mi me encantan las migas pero no las he hecho nunca.

    besos

    ResponderEliminar
  17. Que buenas las migas con chorizo y huevo! Y ahora con el frio apetecen comerlas!

    ResponderEliminar
  18. Pues sehuro que tu abuelo alli donde este, estara encantado de ver como te han quedado esas migas, te han quedado deliciosas. Mil besicos

    ResponderEliminar
  19. Me encantan las migas!! Hace años infinitos que no como.
    Yo nunca las he hecho , pero se que con la thermomix se
    pueden hacer.
    Tendré que probarlo , porque me ha entrado una gula ummm!!!!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  20. No las comí nunca ,pero se ven deliciosas.besinos

    ResponderEliminar
  21. Vaya recetón! Y lo digo en todo el sentido de la palabra: un plato clásico, estupendo, riquísimo y muy sabio, que nos muestra lo listos que eran nuestros antepasados creando una delicia de restos de pan duro. Qué maravilla. Cuesta trabajo hacerlo pero merece la pena, y sería un crimen que esta receta se perdiera. Bien por la entrada y por tu abuelo! Seguro que desde donde esté se habrá alegrado mucho de ver que su receta está en tu blog :)

    ResponderEliminar
  22. adoro las migas! y esa foto con ese chorizo y ese pimiento sobre ellas, mmm!

    ResponderEliminar
  23. Me apunto la receta. Yo las suelo preparar como mi abuela que era aragonesa: con panceta, ajo y uvas pasas. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
  24. Este fin de semana las comí yo por última vez. He estado en mi querida Extremadura y mi padre las ha preparado. Le salen para morirse de gusto!!!
    Las has probado con una puntita de miel en la cuchara?? Están deliciosas. Eso sí, parece un plato facilón, pero no es sencillo dar un buen punto a las migas.
    Yo también echo de menos a los abuelos...
    Un abrazo.

    Pilar

    ResponderEliminar
  25. Qué buenas, Bárbara! Me ha entrado antojo! Debe de hacer por lo menos seis años que no las pruebo, por aquí no tengo cerca a nadie que las prepareee! Mecachís! Si le hago esta receta a mi padre me hace la ola.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  26. Que delicia!!! Me encantan las migas. A mi me enseñó a hacerlas mi padre, que le salían buenísimas.
    Besetes.

    ResponderEliminar
  27. Están riquísimas las migas!!! Me encantan. A un amigo le salen de lujo. Lo malo es que es comer pan, mucho pan.... pero son un vicio!!! jajajaja.

    Aquí hay gente que las come con granos de uva también.

    Un beso, Bárbara!!!

    ResponderEliminar

Un comentario es siempre bienvenido, reconforta a la que está detrás de este trabajo.
Por eso te doy las gracias desde ya.

Imprimir