Linamar: innovación, natural, delicioso.

Linamar se dedica a la comercialización de molusco fresco previamente depurado siguiendo los controles sanitarios más estrictos.
La filosofía del grupo ha hecho de esta empresa una de las más modernas del sector, tanto por sus instalaciones con una superficie de más de 7.000m², como por la introducción de los sistemas HACCP.
Su última innovación es el envasado de producto fresco en atmósfera protectora, lo que permite ampliar la vida útil del producto, mantener su calidad y frescor y ofrecer al consumidor final un producto fácil de utilizar y adaptado a su gusto y necesidades.
Y yo puedo aseguraros que, tanto desde el primer momento, hasta casi llegada la fecha de caducidad, los mejillones, que es lo que he probado, están perfectos, en su punto.
Sus productos se conocen a nivel nacional e internacional gracias a la capacidad de adaptación de packaging, higiénico y reciclable que reciben una muy buena aceptación no sólo en el mercado español (mayoristas y grandes superficies...) sino también en Francia, Portugal, Italia, Alemania o Suiza.
Se caracterizan por:
  • Producto vivo y natural sin ningún tipo de aditivos ni conservantes.
  • Se mantiene vivo más días en el envase. Salvo apertura, no necesita un consumo inmediato.
  • Envase higiénico, reciclable y hermético sin problemas de goteo (ni en su nevera ni en su transporte).
  • Fácil preparación, envase apto para microondas.
  • Productos con altos contenidos nutricionales, ricos en Omega 3.

A casa nos llegaron dos paquetes de mejillones, y como a mí me pilló fuera, y llegaba un par de días antes de que caducasen, cedí a mis padres una de ellas, para que los probaran, y los cogieron con tantas ganas que simplemente se los comieron al vapor con un poquito de limón. Según me contaron estaban perfectos, jugosos, bien gorditos, y con un sabor fantástico.
Con la otra cajita ya me encargué yo de hacer unas riquísimas croquetas de marisco. ¿Quéreis la receta?, pero os tenéis que preparar bien, porque con estas cantidades salen muuuchas, muuuchas croquetas, que es como a mí me gusta, pues ya que me pongo hago muchísimas y siempre tengo a mano congeladas.

Receta:
1kg. mejillones Linamar
1kg. boquitas de mar o surimi
1kg. gambitas peladas
3 cebollas
Mantequilla
Aceite
Harina
Leche
Sal
Pimienta
Nuez moscada
Huevo
Pan rallado

Elaboración:
Lo primero que tenemos que hacer es cocer los mejillones, no mucho tiempo para que no pierdan todo su sabor. Una vez abiertos dejamos templar y sacamos el mejillón, desechando las valvas.
Ahora hay que picar todo, las cebollas, los mejillones, las boquitas y las gambas. Las cebollas yo las pico a mano, en brunoise, o cuadraditos muy chicos, pero lo demás lo hago en la picadora, primero los productos cocinados, mejillones y boquitas, y por último las gambas, así me ahorro el tener que fregar la picadora entre alimentos. (Ya sabéis, por eso de la contaminación cruzada).
Una vez con todo picado, en una sartén o una cazuela amplia, añadimos un buen trozo de mantequilla y un buen chorreón de aceite, dejamos que se derrita y añadimos la cebolla. Pochamos bien, y añadimos las gambitas. Una veza cambien de color añadimos los mejillones y las boquitas. Es el momento de poner las especias, a mí me gustan sabrositas, por lo tanto en mi casa llevan bastante pimienta y nuez moscada.
Una vez esté todo bien hecho vamos añadiendo harina, hasta que veamos que no admite más la masa, y pasamos a la leche directamente. 
En este caso yo dejo una bechamel ligera, que no quede muy espesa, aunque luego sea más difícil formar las croquetas, pero es que amigos, estas croquetas, suaves, son una verdadera delicia.
Probamos de sabor y rectificamos si hiciese falta.
Pasamos la masa a una bandeja amplia, forrada con papel film o con un poco de aceite, y dejamos que se enfríe.
Una vez fría la masa es el momento de "liar" las croquetas. Yo las hago con dos cucharas, pero para gustos los colores. Os aconsejo que si las vais a hacer con las manos, al ser tan suave la masa, os las untéis con un poco de aceite.
Una vez hechas las croquetas las empanamos a la inglesa, es decir, harina-huevo-pan rallado, y guardamos en frío si las vamos a comer pronto o si no las congelamos.
Para freirlas, si las tenéis congeladas os aconsejo que las saquéis un ratito antes.

Y ya sólo me queda animaros a que las probéis, porque son una verdadera maravilla, para mí de las mejores junto con las croquetas de jamón de mi madre.

Desde aquí muchísimas gracias a Linamar por tan sabrosa aportación a mi blog, pues gracias a ellos esta receta ha sido posible.
Os animo a que paséis por su web y los descubráis porque son una auténtica maravilla, y si queréis probarlos en algunos supermercados, como en Mercadona o Hipercor, los he visto.
Sin más, sed felices y ¡hasta el jueves!

18 comentarios:

  1. Ahora mismo me comería unas cuantas con el café de media mañana, no pasa nada!
    Tienen una pinta de repetir y repetir sin parar!!!
    Besos y feliz semana,
    Palmira

    ResponderEliminar
  2. ES UNO DE LOS PLATOS QUE ME LO PUEDO COMER A CUALQUIER HORA DEL DIA Y AIEMPRE ME SABE A POCO...
    DELICIOSAS

    ResponderEliminar
  3. Qué buenas!!, nunca las he probado de marisco, le daría un buen bocado...
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. No conocí a a esa empresa, así que gracias por la información!
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Qué buenísimas estas croquetas de marisco. Yo hace tiempo las hice parecidas y gustaron muchas. Prepararé esta versión. Que pintaza!! Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola Bárbara, gracias por tu visita yo también me quedo por aquí para ver tu recetario, he visto una quiche que esta semana cae seguro ¡¡¡ un besito guapa Mar

    ResponderEliminar
  7. Qué buenas, Bárbara! Ya me parece estar soboreándolas...unas croquetas de vicio!
    Muchísimas gracias por tus palabras! Endulzan mi vuelta.
    Feliz semana!
    Besoos

    ResponderEliminar
  8. Vaya pedazo de croquetas que has hecho.... me refiero al sabor, claro, lo de liarlas ha tenido que ser otra trabajera pero, como doces, ya que te pones pues haces en cantidad ;)

    ResponderEliminar
  9. Que croquetas más ricas....!! apetece meter la mano por la pantalla y cogerte un par de ellas.....
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Oye, me encantan las croquetas. Yo las hago con manga pastelera, porque me encanta hacer muchas y luego solo tengo que freirlas. Me quedo tu receta y de paso la de tu madre tambien, un besazo guapa ;)

    ResponderEliminar
  11. Yo también cuando me pongo hago croquetas para un regimiento y congelo porque la verdad es que me da pereza hacerlas. Y así tan ricas desaparecen rápidamente ¿verdad? Besos.

    ResponderEliminar
  12. buenas barbara como ves ya me he quedado!!!! q blog mas chulo , tampoco te conocia y por aki me vas ha encontrar a menudo... besos

    ResponderEliminar
  13. Hola Bárbara muchas gracias por tu visita, por aquí me quedo mi abuela las hacía de merluza y gambas y las llamaba crispines y estaban de rechupete, besitos guapa.

    ResponderEliminar
  14. Hola Barbara..
    Tienes un blog espectacular.... vamos que me encanta y que sepas que me quedo por aqui para no perderme nada.
    Besos
    Olivia
    http://misdulcespasiones.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  15. Mmmmm, croquetas de marisco!!! El otro día probé unas y de pizza y otras de sobrasada que estaban de muerte!!

    Un besín.

    ResponderEliminar
  16. Mira que son buenos esos mejillones y la ventaja que tienen es que no tienes que limpiarlos, ya te estas ahorrando el pero paso de toda la elaboración, me gustan mucho esas croquetas, tienen que estar de muerte, el relleno es parecido a los tigres, que por cierto me gustan mucho, la receta de 10, mil besotes
    Sofía

    ResponderEliminar
  17. Me a encantado tus croquetas es una delicia se ve jugoso,abrazos.

    ResponderEliminar

Un comentario es siempre bienvenido, reconforta a la que está detrás de este trabajo.
Por eso te doy las gracias desde ya.