Rosara, unas conservas con mucho sabor

Hace ya un tiempo llamó a mi puerta un señor repartidor, que venía con un paquete, yo sorprendida, pues no me lo esparaba, ansiosa lo abrí, porque no sabía que podía ser. Cuando vi que era Conservas Rosara una sonrisa me salió de oreja a oreja, porque ya lo había visto en muchos blogs y me llamaba mucho la atención.
A casa nos llegó un lote muy especial, porque Rosara cumple 25 años, y 25 años no se cumplen todos los días, así que desde aquí les deseo un muy feliz cumpleaños, y por supuesto que sigan cumpliendo muchos mas.
Rosara desde su fundación allá por 1986, ¡anda cuando yo nací!, ha tenido como objetivo primordial ofrecer calidad. La calidad no sólo se consigue seleccionando aquellos frutos de reconocido prestigio y con denominación de origen como los espárragos de Navarra, los pimientos del piquillo de Lodosa o las alcachofas de Tudela, además se consigue con una esmerada elaboración artesana, con todo lo que ello implica: pelado a mano, envasado sin conservantes ni colorantes, asado con leña... etc.
Esta lucha por alcanzar la alta calidad en sus productos ha sido premiada con numerosos galardones, como el Trofeo Internacional a la Calidad, el Trofeo de oro al prestigio comercial, el Master internacional de empresas, la International Gold Star for Quality o el Trofeo de oro de alimentación y bebidas.
Como veis merece la pena conocer sus conservar, pues están de vicio.

Yo hoy no os traigo nada especial, bueno, especial sí es, porque la salsa es la que véis, ya nos la da preparada Rosara, es la salsa brava, y tengo que decir que me sorprendió muy gratamente. No es como las que conocemos por el sur, y tengo que decir que está deliciosa.

Receta:
Salsa brava Rosara
Patatas 
Agua
Sal
Aceite

Elaboración:
Para acompañar esta deliciosa salsa es muy importante preparar unas buenas patatas, que todo sea dicho, hay sitios donde no las saben preparar, y aunque tienen muy buenas salsas las estropean con esas patatas congeladas, aceitosas..., así que prestad atención. Es muy sencillo. En una olla con abundante agua y un poco de sal, ponemos a cocer las patatas, con piel. Recordad que las patatas sean buenas.
Una vez cocidas las dejamos que enfríen bien, pelamos y cortamos en cuadritos, más o menos iguales, para que a la hora de freirlas lo hagan todas por igual.
Una vez cortadas, en abundante aceite caliente las freimos, hasta que estén doradas. Sacamos y reservamos en papel absorvente. 
Pasamos a un plato y salseamos con nuestra salsa Rosara.
Nos dicen que podemos acompañar la salsa con un poco de mayonesa, yo os lo aconsejo si os gusta poco el pique, porque son bravas, bravas.

Desde aquí darle las gracias nuevamente a Conservas Rosara, y a vosotros deciros que estéis atentos porque hay pinchos y más platos con sus conservas.

¡Sed felices y disfrutad de este jueves, yo lo haré porque en mi pueblo huele a feria!

5 comentarios:

  1. Qué buenas! Cómo me gusta picotear!
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Tiene muy buena pinta, aunque en casa el bravo es el Barbas, así que yo me comería las papas solas y el con la salsa... Un besote.

    ResponderEliminar
  3. En casa gustan mucho y las tuyas tienen una pinta estupenda!!

    Un besazo

    ResponderEliminar
  4. menuda pinta tienen barbara se ven deliciosas me las comia ahora mismo todas un besicoooooooooo

    ResponderEliminar
  5. Yo no he probado todavía la salsa brava, pero he probado las otras y me encantaron, estas patatitas están divinas, besos
    Sofía

    ResponderEliminar

Un comentario es siempre bienvenido, reconforta a la que está detrás de este trabajo.
Por eso te doy las gracias desde ya.