Azafranes Jiloca y pasta, ¿puede haber algo mejor?

El azafrán es una especia derivada de los estigmas secos de la flor de Crochés sativu. Se caracteriza por su
sabor amargo y su aroma; también contiene un tinte de tipo carotenoide llamado crocina, que da a la comida un color amarillo dorado. Esto hace del azafrán un componente apreciado en muchos platos en todo el mundo. En España se utiliza como componente indispensable de la paellas, también se utiliza en la confección de arroces, carnes, sopas, mariscos y postres. O como yo hoy, con pasta.
Por su alto valor económico se ha denominado oro rojo.
Generación tras generación se ha trabajado el cultivo del azafrán de Teruel en el mejor emplazamiento posible, este no es otro que Monreal del Campo.
Desde sus comienzos Azafranes Jiloca ha apostado por la calidad y el trabajo constante para obtener el mejor azafrán
El azafrán que obtienen de sus campos es motivo de orgullo ya que es el mas completo y potente en sus cualidades organolépticas “crocina, picocrocina y safranal”, estas tres cualidades se ven potenciadas gracias al tratamiento artesanal que se da en todo el proceso de obtención de nuestra preciada especia.
En Azafranes Jiloca siempre se ha apostado por el respeto a la naturaleza y por el trabajo sin impactos negativos en el ecosistema que nos rodea, por estas razones y para que el cliente tenga total seguridad de que nuestro azafrán es totalmente natural poseemos el sello de Producción Ecológica y tenemos un amplio abanico de formatos para presentar el Azafrán Ecológico.


La verdad es que yo en mi casa de siempre recuerdo el azafrán, junto con las carterillas de colorante. Mi abuela lo usaba mucho. Y, sinceramente, yo empezaré a usarlo nuevamente, porque el sabor que aporta es fantástico, sútil pero maravilloso.

Receta:
Espaguetis
Chalota
Puerro
Setas
Bacon
Tomate deshidratado
Azafrán Jiloca
Nata
Sal
Pimienta
Aceite

Elaboración:
Lo primero que haremos será poner una olla con abundante agua y una pizca de sal para cocer la pasta, la cual haremos mientras preparamos la salsa.
Ahora será el momento de picar las chalotas y el puerro, en trocitos muy chicos, tan chicos que casi ni se noten al masticar. Reservamos
Picamos las setas y los tomates deshidratados en juliana. Reservamos
El bacon en taquitos pequeños. Reservamos.
En una sartén, con muy poco aceite, doramos bien el bacon, cuando esté casi dorado añadimos el puerro y las chalotas, pochamos y dejamos que se vaya haciendo. Salpimentamos. Ahora es el momento de las setas y los tomates. Cuando las setas estén casi hechas añadimos una pizca de azafrán, 3 o 4 hebritas, no más, removemos bien y añadimos un buen chorreón de nata, el brick entero, de los pequeños, es perfecto. Dejamos que comience a hervir, y apartamos. Probamos de sal y pimienta por si hay que rectificar.
La pasta ya estará cocida, mientras hacíamos la salsa la habremos apartado y refrescado. Ahora es el momento de añadirla a la salsa. Mezclamos bien y dejamos que todo tome calor.
Servimos y ya tenemos un plato fantástico de pasta para comer.


Desde aquí quiero darle nuevamente las gracias a Azafranes Jiloca, porque han conseguido que mis comidas tengan un color y sabor diferentes.
¡Ya sabéis, dejad entrar el azafrán en vuestras vidas, os sorprenderá!
¡Sed felices!

4 comentarios:

  1. A mí también me gusta poner azafrán en las comidas, me gusta el plato que has hecho, así que me lo llevo a mi cocina.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué buen regalo! A mi también me gusta mucho el azafrán ya sea en platos salados como en dulces, y con chocolate ya ni te cuento!
    Besos y feliz fin de semana,
    Palmira

    ResponderEliminar
  3. El azafran le ad a todo un sabor buenisimo!!besos

    ResponderEliminar

Un comentario es siempre bienvenido, reconforta a la que está detrás de este trabajo.
Por eso te doy las gracias desde ya.