Ensalada de lentejas de Tierra de Campos y sardinas | #lentejasparaelverano

Imagen
Hace unas semanas los chicos de Lentejas de Tierra de Campos se pusieron en contacto con nosotras para ofrecernos participar en este evento, y como veis no lo pudimos evitar.  Las lentejas son mi legumbre favorita, tanto para invierno, como para verano, y como una no sabe resistirse a un buen producto, corriendo les dijimos que sí, que estábamos encantadas de participar y cocinar con ellos. Esta lenteja es una lenteja de pequeño diámetro, de un color pardo en la cubierta con puntitos negros. Es una lenteja muy mantecosa y fina al paladar. Se cultiva, como su nombre indica, en Tierra de Campos, una comarca de llanuras alomadas que se extiende por las provincias de León, Palencia, Valladolid y Zamora. La calidad de esta lenteja está reconocida a nivel europeo bajo la figura de calidad Indicación Geográfica Protegida (IGP) Lenteja de Tierra de Campos, y tras probarla, no es para menos, pues está deliciosa, y la verdad es que tanto en platos calientes, como fríos, está muy rica. Para este

Aubocassa, una maravilla para los sentidos

La finca Aubocassa (Albocasser) está en Mallorca, en el término de Manacor, al este de la isla, uno de los
pocos lugares donde el sabor de la Mallorca agraria ha sabido perdurar a lo largo del tiempo.
Es una antigua heredad, ya citada en los documentos del s.XII en la que el paso de la historia ha ido dejando muestra de los distintos cultivos que han forjado el campo mallorquín. Los ullastres son testimonio inequívoco de su pasado oleícola; el celler nos habla de su esplendor vitícola; los corrales y la frondosa pleta de sesteo recuerdan su época ganadera; las antiguas cisternas de acumulación de agua de lluvia indican la filosofía de aprovechamiento del Mediterráneo; y los almendros, higueras y algarrobos son el sello agrícola del s.XIX y XX.
La pequeña iglesia de la finca ha sido testigo de esta evolución y preside junto a sus dos cipreses, el resurgir de los olivares y de un aceite insospechado.
Los suelos son calizos, formados por un hojaldre de lastras horizontales que guardan entre sí acumulaciones de arcillas fértiles. Las raíces aprovechan las fisuras para atravesar las lastras y exploran con avidez los sucesivos pisos.

Aubocassa se sitúa desde su nacimiento en la grandiosidad de los aceites españoles y así ha sido reconocido a nivel nacional e internacional. A ello han contribuido varias cosas, una finca que posee 7.380 olivos, en la que se experimenta la cultura de la arbequina, plantada en espaldera, y el haber sabido desarrollar al máximo en el aceite el potencial de la aceituna. Hasta tal punto que nos encontramos ante un zumo de olivas en el que predominan las características frutales y vegetales sobre los amargos y picantes, estos apenas apreciables.
Fragancias delicadas, limpias, frescas y hasta de ensueño: aceituna fresca, tomatera, alcachofa, hierba recién cortada, hinojo, cítricos, manzana, pera y almendra verde. En boca ratifica la idiosincrasia de la variedad: frutosidad elegante y armónica en la que prevalece la calidad y naturalidad del sabor sobre otros atributos siempre sutiles. Atesora una viva tonalidad verde dorada.
40.000 botellas de aceite acogidas a la Denominación de Origen Olis de Mallorca.
En casa la botella nos ha sabido a poco, me ha acompañado en casi todos mis desayunos, y por supuesto como parte del aliño de mis ensaladas, como la que os traigo hoy, sencilla, pero deliciosa.

Receta:
Aceite Aubocassa
Vinagre de manzana
Sal 
Pimienta 
Ajo en polvo
Orégano
Arroz cocido
Queso tierno Vega Sotuelamos
Tomate
Pechuga de pavo
Aceitunas negras

Elaboración:
Lo más complicado de esta ensala es hervir el arroz, así que ya os podéis imaginar.
Con el arroz cocido es tan sencillo como, en una ensaladera, echarlo, añadirle el tomate pelado y troceado, las aceitunas negras, la pechuga de pavo picada y el queso cortado en taquitos.
En un bote preparamos el aliño. Añadimos todas las especias, el orégano, el ajo en polvo, la pimienta y sal sal, un buen chorreón de nuestro aceite y unas gotas de vinagre. Cerramos el bote y mezclamos energicamente, veremos como nuestro aliño se emulsiona y queda totalmente mezclado. Vertemos sobre la ensalada, movemos bien y ya la tenemos lista para comer.
Como veis es muy sencilla, pero os sorprenderá su sabor. ¡Probadla!

Desde aquí quiero darle las gracias a la marca por el fantástico aceite que nos hizo llegar y que hemos disfrutado hasta la última gota.
Y a vosotros os animo a que lo probéis, porque de verdad es un aceite excelente.

¡Sed felices!

Comentarios

  1. Bárbara, me has dejado sin palabras, qué delicia, me guardo la receta!
    Un besito

    ResponderEliminar
  2. Me chiflan las ensaladas de arroz!
    Paso a desearte unas Felices fiestas, que las disfrutes todo lo que puedes en compañia de la gente que quieres! Nos vemos el año que viene! Jajaja
    Te deseo lo mejor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Un comentario es siempre bienvenido, reconforta a la que está detrás de este trabajo.
Por eso te doy las gracias desde ya.

Entradas populares de este blog

Nuevo vídeo: alitas de pollo | #lacomidadeFriends

Rollitos de primavera con oblea de arroz

Pan esponjoso en panificadora