Hoy desayunamos con Maximiliano Jabugo, ¡qué nivel!


Si queréis empezar bien vuestro día sólo necesitáis un mollete como el que yo he desayunado, un mollete
con jamón de verdad, del bueno, triple equis, ese que proviene de cerdos criados en libertad y que se alimentan de bellotas, ese que está al sur de la península, en la cuna del mejor jamón de mundo, Jabugo, donde están los secaderos de MAXIMILIANO JABUGO, que desde 1900, han combinado condiciones climáticas y naturales únicas con una tradición artesanal transmitida de generación en generación.
En sus fincas, situadas en la dehesa de Extremadura, Andalucía y Portugal, es donde comienza el proceso, ahí campa en libertad el cerdo, su mejor garantía y su razón de ser. Un marco incomparable donde año tras año llega la montanera, época en la que encinas, alcornoques y quejigos producen el mejor alimento para la cría del cerdo. Luego será el aire de la sierra, una pizca de sal y la paciencia de sus artesanos los que se encarguen del resto.

Os confieso que soy una apasionada del jamón, y tengo la suerte de poder viajar mucho a Huelva, donde, cuando voy, siempre empiezo el día con un trozo de pan y jamón, y es que allí el jamón sabe diferente, recién cortado, a mano siempre, con ese sabor, ese paladar..., ¡se me hace la boca agua!, pero es que quiero que sepáis que con este jamón, aunque envasado al vacío, he sentido lo mismo, cortado como el mejor, con un sabor y una texturas insuperables. Y es que cuando el jamón es bueno no puede haber otra opción.
A mi me da mucha pena usar un jamón tan rico para cocinar, por eso siempre lo como sólo, y esta vez no iba a ser menos.

Preparamos un picoteo, el plato principal el jamón, unas aceitunas, un poco de queso y unas croquetas caseras..., con lo que sobró de jamón, que no fue mucho, yo me preparé mi mollete para desayunar, vale lo confieso, guardé las lonchas a proposito porque sabía que no quedarían.
Bueno, ¡vamos a por nuestro desayuno!

Receta:
500gr. harina de trigo normal
300ml.agua 
20ml. aceite de oliva
10gr. sal
8gr. levadura prensada
Jamón Triple Equis de Maximiliano Jabugo

Elaboración:
Ya sabéis que para las masas uso la panificadora, así que primero pondremos los elementos líquidos, es decir el aceite y el agua. Ahora echaremos las harina y la sal, y por último la levadura. Siempre he leido que la sal y la levadura no se deben tocar, así que siempre echo cada una en una esquina diferente de la cubeta.
Programamos la panificadora para que nos amase y nos leve la masa.
Una vez haya levado pasamos la masa a la mesa de trabajo, amasamos y dividimos en bollitos de unos 80-100gr.
Hacemos unas bolas, mas o menos iguales, y pasamos por un plato con harina, vuelta y vuelta. Aplastamos bien, no como yo, ya en la bandeja del horno, para darle la forma característica de los molletes, y dejamos reposar unos 30 minutos.
Precalentamos el horno a 180º mientras esperamos y horneamos unos 10-15 minutos.

Y ahora viene lo bueno, lo abrimos por la mitad, un chorreón de aceite de oliva, el jamón y ya tenemos un desayuno de 10.

Desde aquí quiero darle las gracias a Blanca, por su paciencia para publicar el post, y por supuesto a Maximiliano Jabugo por elaborar estas maravillas.
A vosotros, simplemente animaros a probar el jamón, además, ahora con las fechas que llegan no está de más sorprender a los nuestros y éste sería un fantástico detalle para poner en nuestras mesas, ¿no creeis?

¡Sed felices!


3 comentarios:

  1. Oooooh, a ese desayuno me apunto yo!!! XD

    No conocía el jamón Maximiliano, pero tiene muy buena pinta.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Ainssssss, qué se puede decir a este post.... Nada de nada! Sólo que me apuntó, con los ojos cerrados y el ánimo dispuesto a disfrutar :)

    ResponderEliminar

Un comentario es siempre bienvenido, reconforta a la que está detrás de este trabajo.
Por eso te doy las gracias desde ya.