Piquillos rellenos de bacalao

Imagen
Hay clásicos que nunca fallan, y éste es uno de ellos. Es raro encontrarte con alguien a quien no les guste, es raro el bar de toda la vida que no los ofrezca, es raro que alguien no los haya cocinado alguna vez..., pero estoy segura de que ahora, alguno de vosotros, me dirá, "pues a mi no me gustan" o "en mi casa nunca se han cocinado", pues sí, me lo creo, y quizás sea lo normal, pero lo que si que no me podéis discutir que es un gran clásico. Dejando a un lado lo normal y lo raro, si lo has probado y cocinado, ¡eres de los míos!, y si no lo has hecho nunca, ni probarlo ni cocinarlo, ¡estás tardando, así que coge papel y lápiz, o guárdate el link a nuestra receta, y al lío!

Pascual, una gran marca en mi cocina

¿Quién no conoce esta gran marca?, ¿quién no ha tenido en su casa alguna vez algún producto Pascual?. Yo
en mi casa la recuerdo desde bien pequeña. De Pascual eran los yogures favoritos de mi hermana. Recuerdo que no necesitaban frío, y mi madre siempre llevaba un par en el bolso, es que mi hermana era malísima para comer, pero no os imagináis como se comía estos yogures.
Así que os podéis imaginar los buenos recuerdos que me trae la marca. Y es que son grandes de siempre.
Una gran marca se distingue por su historia, su política, su manera de ver la vida, y si vosotros queréis saber más de Pascual os aconsejo que entréis en su web, porque os gustará lo que vais a leer. Aquí os podéis empapar de su historia. 


Como veis llegó un gran lote a casa, y ha sido el protagonista de grandes desayunos, como éste que os voy a enseñar. ¡Espero que os guste y os animéis a preparar los bollitos!

Receta:
320ml. leche entera Pascual
50gr. mantequilla sin sal de buena calidad en trocitos y a temperatura ambiente Pascual
2 cucharadas de azúcar
10gr. sal
600gr. harina de fuerza
20gr. levadura fresca
Elaboración: 
Introducimos los ingredientes en la panificadora, en el orden indicado, primero la leche,  la mantequilla, el azúcar y la sal, y después la harina, dejando la levadura como último ingrediente.
Seleccionamos el programa de amasado y levado.
Una vez terminado el programa sacamos la masa de la cubeta, y la echamos sobre donde vayamos a trabajarlo, siempre con un poco de harina en la mesa.
Hacemos bollitos de unos 80gr., los pasamos a la bandeja del horno y tapamos con un paño humedo. Esperaremos a que doblen su tamaño.
Una vez hayan crecido, y con el horno bien caliente, los horneamos durante unos 20 minutos a unos 180º.
Yo siempre los toco antes de sacarlos, y si suenan a hueco es que están.
Dejamos enfríar en una rejilla y ya tenemos nuestros bollitos listos.

¡A desayunar!
¡Sed felices!

Comentarios

  1. ¡Qué bien has aprovechado algunos productos de este lote!
    a disfrutar de ellos!
    Besos y feliz semana,
    Palmira

    ResponderEliminar
  2. que sabroso lo que has logrado, besos

    ResponderEliminar
  3. Nos llevamos uno para la merienda. Disfruta del lote de productos!!!
    Un abrazo de las chicas de cocinandoconlaschachas.blogspot.com

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Un comentario es siempre bienvenido, reconforta a la que está detrás de este trabajo.
Por eso te doy las gracias desde ya.

Entradas populares de este blog

Pan esponjoso en panificadora

Tarta de queso La Viña

Nuevo vídeo: ¡Nos vamos de vacaciones!