Piquillos rellenos de bacalao

Imagen
Hay clásicos que nunca fallan, y éste es uno de ellos. Es raro encontrarte con alguien a quien no les guste, es raro el bar de toda la vida que no los ofrezca, es raro que alguien no los haya cocinado alguna vez..., pero estoy segura de que ahora, alguno de vosotros, me dirá, "pues a mi no me gustan" o "en mi casa nunca se han cocinado", pues sí, me lo creo, y quizás sea lo normal, pero lo que si que no me podéis discutir que es un gran clásico. Dejando a un lado lo normal y lo raro, si lo has probado y cocinado, ¡eres de los míos!, y si no lo has hecho nunca, ni probarlo ni cocinarlo, ¡estás tardando, así que coge papel y lápiz, o guárdate el link a nuestra receta, y al lío!

Arroz SOS, el de siempre

Lo tenemos en nuestras despensas, lo vemos en los estantes del supermercado todos los días pero apenas reparamos en la historia del arroz, un cereal que se cultiva desde hace miles de años.
Alimento básico para muchas culturas, en algunos países representa las tres cuartas partes de la alimentación básica de su población.
Su origen no está claro, hay historiadores que lo situan en el sureste asiático mientras que otros hablan de su origen en África y posterior traslado a Asia.
En casa somos muy arroceros, a mi madre y a mí nos encanta, es más, si por mi fuera yo me alimentaría siempre a base de arroz y pasta.
Arroz SOS lo conozco de siempre en casa, pero es más antiguo que yo. Nació allá por 1903 de la mano de D. José Borrás, pero os aconsejo que si queréis saber más de su historia entréis aquí y lo veais por vosotros mismo.
En casa nos gusta el arroz bien como plato único, mi padre suele hacer paellas los fines de semana, ¡y qué ricas le salen!, o como acompañamiento, como es el caso de hoy. Además, desde ya os digo que esta receta es perfecta para la #operaciónbuenorra. ¡Os invito a que la probéis!

Receta:
Arroz integral SOS
Mantequilla
Agua
Sal
Para la crema de calabaza:
400gr. calabaza
100gr. patata
100gr. cebolla
Leche evaporada
Sal
Pimienta
Aceite
Para las albóndigas:
300gr. espinacas
80gr. queso batido 0% o requesón
30gr. taquitos de jamón serrano
30gr. queso rallado
3 cucharadas pan rallado
Sal
Pimienta
Nuez moscada
Harina

Elaboración.:
En una cazuela con agua pondremos la calabaza, la patata y la cebolla troceadas. Dejaremos cocer durante 15-20 minutos. Una vez cocido lo trituraremos todo, sin caldo, aunque lo reservamos por si nos hiciera falta. Una vez triturado le echamos la leche evaporada, al gusto, consiguiendo así la textura que deseemos. Añadimos un poco de sal y pimienta. Reservar.
Por otro lado cocemos las espinacas, una vez cocidas las dejamos enfriar un poco y escurrimos bien el agua que han soltado.
Picamos las espinacas bien finas y las colocamos en un bol. Añadimos el resto de ingredientes: el queso batido o el requesón, el queso rallado, el jamón que habremos picado muy finamente, el pan rallado y una pizca de pimienta y nuez moscada, también sal, pero poca porque el jamón ya nos la aporta. Mezclamos bien con un tenedor y formamos las albóndigas con las manos.
Enharinamos las albóndigas y, o bien las freimos en un poco de aceite, o las colocamos sobre una placa de horno y horneamos a 175ºC durante 10 minutos.
Cuando las albóndigas estén las mezclamos con la salsa. Damos un hervor a todo el conjunto y reservamos.
Para acompañar cocemos nuestro arroz con abundante agua y sal, siguiendo las instrucciones del fabricante. 
Una vez cocido, en una sartén con un poco de mantequilla, salteamos el arroz.
Servimos y coronamos con las albóndigas.


¡Espero que os guste!, y de verdad, os invito a que lo probéis porque es una verdadera maravilla de plato.
¡Sed felices!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pan esponjoso en panificadora

Tarta de queso La Viña

Nuevo vídeo: ¡Nos vamos de vacaciones!