¡Feliz día de Andalucía!

Andalucía, mi tierra bonita. 
El 28 de febrero de 1980 los andaluces decidimos en referéndum ser una Comunidad Autónoma. Este hecho histórico culmina con la elaboración del Estatuto de Autonomía de Andalucía y la celebración, en mayo de 1982, de las elecciones al primer Parlamento Andaluz.
Andalucía es única, como todas y cada una de nuestras comunidades, pero para mí, la más bonita. Tienes de todo, sierra, playa, mar, montaña. Cultura, folclore y costumbres. Una gastronomía que quita el sentio', y una alegría en las calles que no encuentras en otros sitios.
Muchos se han metido contigo, te han criticado, te han dejado de lado, pero es porque no te conocen, porque se basan en estereotipos, en burdos chistes..., ¡el que te conoce bien te quiere!
¡Feliz día a todos mis andaluces!


Y ahora, como no podía ser de otra manera, celebremos nuestro día con un desayuno en condiciones. Lo tipico sería una buena hogaza de pan, tostaita, con aceite de oliva virgen extra, de nuestra tierra, 
¿pero quién le dice que no a unas fresitas de Huelva?

Receta:
1kg. fresas de Huelva, pesadas una vez limpias
500gr. azúcar
Zumo de medio limón si es grande o uno si es pequeño
Elaboración:
Lo primero que tenemos que hacer es limpiar y lavar las fresas. Ahoras las trocearemos y las pondremos en una cazuela junto con el azúcar, se deben de disponer en capas, alternando una capa de fresas y una de azúcar, así sucesivamente, teniendo en cuenta que la última capa debe ser siempre de azúcar.
Rociamos con el zumo de limón, cubrir la cazuela con un paño y dejamos macerar 12 horas en la nevera.
Pasado este tiempo es el momento de hacer nuestra mermelada. 
Para ello ponemos la cazuela a fuego fuerte, y cuando comience a hervir bajamos el fuego y dejamos cocer unos 15-20 minutos, sin dejar de remover.
A continuación trituramos con la batidora, más o menos tiempo y potencia, según queramos la mermelada con más o menos trocitos.
Volvemos a poner en el fuego y coceremos la mermelada un mínimo de 30 minutos sin dejar de remover, o bien hasta que comience a espesar, tenga un color rojo intenso y brille. Yo normalemnte tengo la mermelada a fuego lento sin parar de mover casi una hora, hasta que toma el espesor necesario, pero tened en cuenta que cuando enfríe la mermelada va a quedar más espesa.
Cuando esté lista la pasamos a nuestros tarritos, a mi me salieron unos cuatro de 200ml. aproximadamente.

Nota: Si queréis conservar durante más tiempo la mermelada, o queréis regalarla, os aconsejo que lo envaséis al vacio.
Para ello, lo primero que haremos, incluso antes de la mermelada, será esterilizar los tarros, para ello hay que hervir los botes en una olla durante 30 minutos.  El agua debe cubrirlos por completo y hay que poner un paño limpio, de los de la cocina, en el fondo para evitar que al chocar se rompan contra éste.
Con las tapas de los tarros debéis hacer lo mismo, pero en otra cazuela aparte.
Pasado este tiempo esperaremos a que se temple el agua de la olla sacaremos los tarros con cuidado de no quemarnos. Dejamos escurrir sobre un paño boca abajo.
La segunda esterilización se hace al final. 
Una vez fría la mermelada la metemos en los tarros hasta el borde del bote y los cerramos con fuerza.
Coceremos los tarros al baño maría entre 20 y 30 minutos. De este modo conseguiremos crear el vacío en el interior .
Dejamos templar los tarros dentro de la cazuela. Los sacamos y los dejamos enfríar por completo y bocaabajo.
Nota: Si queréis hacer mas cantidad, solo tenéis que tener en cuenta esta relación: por cada kilo de fresas, medio kilo de azúcar.

¡Sed bueno y que tengais un muy buen finde!, !puente para nosotros!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un comentario es siempre bienvenido, reconforta a la que está detrás de este trabajo.
Por eso te doy las gracias desde ya.

Imprimir