¡Plato!, para un huevo...

Hoy está el día nublado, llueve y hasta hace fresco. Y es que ya se sabe, en abril aguas mil, y tal y como ha sido marzo, nos espera un mayo lleno de flores; porque marzo ventoso y abril lluvioso, hacen de mayo florido y hermoso.
Parece que hoy me he despertado con el refranero popular a flor de piel.
En fin, dejemonos de tiempo, lluvia y flores y vamos a lo que nos interesa: ¡comer!
Hoy a mí me apetece mucho uno de éstos, ¿y a tí?

Receta:
1 huevo por persona
Jamón serrano
Champiñones
Guisantes
Cebolla
Pimiento morrón
Tomate frito
Aceite
Sal

Elaboración:
En mi casa, de toda la vida, se ha hecho en la misma cacerola de barro, pero claro, teniamos fuego. Ahora que lo que manda es la electricidad es más dificil, y por eso yo lo hago en una sartén, así que nada de excusas.
Lo primero que tenemos que hacer es picar todo, la cebolla en cuadraditos pequeños, el jamón a taquitos chicos, los champiñones en láminas y el pimiento morrón en tiras finas. Una vez todo picado ponemos en la sartén un poco de aceite y añadimos la cebolla, pochamos, después los champiñones, salteamos y echamos el jamón. También los guisantes, si son frescos están mas ricos, pero como uno quiera. Despues el tomate y por último el pimiento morrón. Probamos de sal y rectificamos si hiciese falta. Yo no echo hasta el final pues el jamón y el tomate ya aportan bastante sabor.
Repartimos el tomate en cazuelas de barro, y cascamos en cada una un huevo, reservando la yema para echarla en los dos ultimos minutos.
Con la clara en la cazuela las metemos al horno, y cuando estén cocinadas, a falta de dos minutos, añadimos la yema, con un pelín de sal y dejamos que se caliente, a mi no me gusta echa.
Sacamos y servimos con un trozo de pan, aquí se moja, si o si.
Es un plato como veis muy sencillo a la vez que delicioso, y hoy pega bien calentito, y quizás con un toque de guindilla.
¿Os animais?
¡Sed felices!

Imprimir