Nuevo vídeo: ¡Nos vamos de vacaciones!

Imagen
Se acaba junio, y como no podía ser de otra manera, ¡traemos un vídeo especial!, aunque no es como los anteriores..., ¡este vídeo huele a vacaciones!, y es que este verano, muy a nuestro pesar, nos lo tenemos que tomar de descanso, descanso virtual, porque nos toca trabajar y estudiar, y como son muy poquitas las horas que nos quedan libres al día, hemos tenido que priorizar. Pero esto no es un adiós, es un: "¡hasta que acabe el verano!" En YouTube tenéis una pequeña recopilación de nuestras mejores recetas de esta temporada, ¡y esperamos que os guste mucho! Nos vemos pronto, ¡gracias por estar ahí! ¡Recordad que nos podéis seguir por las redes! ¡Sed felices!

¡Plato!, para un huevo...

Hoy está el día nublado, llueve y hasta hace fresco. Y es que ya se sabe, en abril aguas mil, y tal y como ha sido marzo, nos espera un mayo lleno de flores; porque marzo ventoso y abril lluvioso, hacen de mayo florido y hermoso.
Parece que hoy me he despertado con el refranero popular a flor de piel.
En fin, dejemonos de tiempo, lluvia y flores y vamos a lo que nos interesa: ¡comer!
Hoy a mí me apetece mucho uno de éstos, ¿y a tí?

Receta:
1 huevo por persona
Jamón serrano
Champiñones
Guisantes
Cebolla
Pimiento morrón
Tomate frito
Aceite
Sal

Elaboración:
En mi casa, de toda la vida, se ha hecho en la misma cacerola de barro, pero claro, teniamos fuego. Ahora que lo que manda es la electricidad es más dificil, y por eso yo lo hago en una sartén, así que nada de excusas.
Lo primero que tenemos que hacer es picar todo, la cebolla en cuadraditos pequeños, el jamón a taquitos chicos, los champiñones en láminas y el pimiento morrón en tiras finas. Una vez todo picado ponemos en la sartén un poco de aceite y añadimos la cebolla, pochamos, después los champiñones, salteamos y echamos el jamón. También los guisantes, si son frescos están mas ricos, pero como uno quiera. Despues el tomate y por último el pimiento morrón. Probamos de sal y rectificamos si hiciese falta. Yo no echo hasta el final pues el jamón y el tomate ya aportan bastante sabor.
Repartimos el tomate en cazuelas de barro, y cascamos en cada una un huevo, reservando la yema para echarla en los dos ultimos minutos.
Con la clara en la cazuela las metemos al horno, y cuando estén cocinadas, a falta de dos minutos, añadimos la yema, con un pelín de sal y dejamos que se caliente, a mi no me gusta echa.
Sacamos y servimos con un trozo de pan, aquí se moja, si o si.
Es un plato como veis muy sencillo a la vez que delicioso, y hoy pega bien calentito, y quizás con un toque de guindilla.
¿Os animais?
¡Sed felices!

Entradas populares de este blog

Pan esponjoso en panificadora

Croquetas de pollo, jamón y puerro

Nuevo vídeo: alitas de pollo | #lacomidadeFriends