Mejillones rellenos o tigres

Imagen
Y aquí seguimos, ¡sacando tiempo de debajo de las piedras para no perdernos ni una cita con vosotros! Hoy traemos una receta súper clásica, que a mi me transporta a mi niñez. Es un plato que me recuerda a mi abuela Carmen, y es que nunca he probado unos mejillones rellenos tan ricos como los que ella hacía. Últimamente me he dado cuenta de que tengo muchos recuerdos asociados a platos y a recetas, y me parece algo fascinante como la memoria puede recordar todo tipo de detalles, ¡hasta sabores y olores!, ¿no os parece curioso a vosotros?, ¿no os ha pasado nunca que, por ejemplo, vais paseando por la calle, y un determinado olor os transporta a algún lugar o persona?, ¿o coméis algo y volvéis a ser niños?, a mi me pasa mucho, y me entra una nostalgia que, a veces, se hace complicada, porque sabes que eso no volverá, pero bueno..., al menos, tenemos la suerte de tener esos recuerdos y sentimientos... Si navegáis por mi blog, veréis que son varias las recetas que me traen recuerdos, recuer

Un clásico en casa: pastel de pollo

Una receta perfecta para el verano, para dejarla preparada y cuando volvamos de la playa o la piscina encontrarnos con la comida lista. Siempre guardándola en frío, ¿eh?
En este caso lo hemos acompañado de un puré de patatas con queso azul, pero qué me decís si como guarnición le ponemos una buena ensalada, de lo que sea, da igual, ¿no sería un menú perfecto?
 
Receta:
1kg. de filetes de pollo
4 huevos
1 brick de nata pequeño
Parmesano en polvo
Sal
Pimienta
Elaboración:
En una sartén o plancha, con un pelín de aceite, hacemos los filetes de pollo, que previamente habremos salpimentado ligeramente.
En un bol echamos los huevos, el brick de nata, el queso en polvo, sal y pimienta. Tened en cuenta que tenemos el pollo salpimentado también, Mezclamos bien.
En un molde, que previamente habremos engrasado, pondremos una fila de filetes, echamos parte de la mezcla de huevo, otra fila, otra de mezclay así hasta acabar, y ponemos al baño maría.
Metemos al horno, precalentado, a unos 180º durante una media hora. Para asegurarnos de que esté hecho, pinchamos con una brocheta, y si sale limpia es que está listo.
Desmoldamos con cuidado, y se puede comer como más os guste, caliente, templado o frío. A mí de las tres maneras me gusta.
 
¡A disfrutar!

Comentarios

  1. que delicia
    http://senoritamandarina.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Me encanta el pollo, esto tiene que estar buenísimo.

    ResponderEliminar
  3. que buena pinta tiene que estar sabroso

    ResponderEliminar
  4. Que rico Bárbara, esta receta la había oído alguna vez, pero nunca la he probado, y tiene tan buena pinta que me la llevo!!
    Besos!
    http://bakelosophy.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Un comentario es siempre bienvenido, reconforta a la que está detrás de este trabajo.
Por eso te doy las gracias desde ya.

Entradas populares de este blog

Berenjenas a la parmesana, ¡un clásico italiano! + Degustabox de mayo

Nuevo vídeo: alitas de pollo | #lacomidadeFriends

Rollitos de primavera con oblea de arroz