Piquillos rellenos de bacalao

Imagen
Hay clásicos que nunca fallan, y éste es uno de ellos. Es raro encontrarte con alguien a quien no les guste, es raro el bar de toda la vida que no los ofrezca, es raro que alguien no los haya cocinado alguna vez..., pero estoy segura de que ahora, alguno de vosotros, me dirá, "pues a mi no me gustan" o "en mi casa nunca se han cocinado", pues sí, me lo creo, y quizás sea lo normal, pero lo que si que no me podéis discutir que es un gran clásico. Dejando a un lado lo normal y lo raro, si lo has probado y cocinado, ¡eres de los míos!, y si no lo has hecho nunca, ni probarlo ni cocinarlo, ¡estás tardando, así que coge papel y lápiz, o guárdate el link a nuestra receta, y al lío!

Cheesecake con salsa de frutos rojos

A mi las tartas de queso me vuelven loca, de hecho creo que por el blog tengo más de una receta, y siempre que encuentro alguna receta nueva la hago, y las voy calificando. (Sí, soy una loca de las tartas de queso, ¡no todo puede ser perfecto!)
A esta le doy muy buena nota, al menos se lleva un 7.5 alto.
 
 
¿Te atreves a prepararla y darme tu puntuación?
 

Es muy sencilla.
Vas a necesitar para un molde desmontable de unos 18 o 20 cm:
  • 170gr. galletas tipo maría
  • 3 cucharadas de azúcar moreno
  • 95gr. mantequilla
  • 800gr. queso cremoso (no light)
  • 160gr. azúcar blanco
  • 2 cucharadas de harina
  • 4 huevos
  • 65ml. nata de montar
  • Una cucharadita de vainilla en pasta
  • 300gr. frutos rojos
  • 70gr. azúcar glas
  • 2 cucharadas de harina de maíz
¿La cocinamos?
El primer paso es hacer la base de nuestra tarta y para ello comenzamos triturando las galletas con una picadora. Mezclamos las galletas trituradas con la mantequilla, que hemos derretido previamente en el microondas o en un cazo. Cuando tengamos una pasta homogénea, le añadimos las tres cucharadas de azúcar moreno y lo mezclamos muy bien. Para terminar con la base, cogemos nuestro molde previamente engrasado y colocamos en una capa compacta la masa. Mientras preparamos el relleno de la masa colocamos el molde en el frigorífico. El relleno es facilísimo de hacer. Colocamos el queso en el bol de la batidora y le añadimos el azúcar. Mientras hacemos todo esto ponemos el horno a precalentar. Cuando tengamos todo, comenzamos a batir. Mientras se está batiendo vamos añadiendo los huevos uno a uno, siempre esperando a que cada uno se incorpore por completo a la masa. Para terminar, añadimos la harina, la vainilla y la nata. Batimos lo justo para que se quede todo bien mezcladito.
Retiramos el molde del frigorífico y volcamos la masa sobre nuestra base que ya debería estar compacta y fresquita. Horneamos nuestra tarta 15 minutos a 180 grados y después bajamos la temperatura del horno a 120 grados y lo dejamos una hora más. Después lo dejamos enfriar en el frigorífico.
Por ultimo ponemos en un cazo los frutos rojos, el azúcar glas y la harina de maíz, lo ponemos a calentar hasta que veamos que empieza a burbujear y está denso. Para terminar, vertemos la salsa sobre nuestra tarta bien fría.

 
 

Comentarios

  1. Cambios en el blog para ir estrenando el año :o)
    A mi me pasa lo mismo con los cheesecakes, siempre que veo alguna receta nueva voy a por ella!
    Besos y feliz domingo,
    Palmira

    ResponderEliminar
  2. Y cual es la mejor? Cuenta, cuenta :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Un comentario es siempre bienvenido, reconforta a la que está detrás de este trabajo.
Por eso te doy las gracias desde ya.

Entradas populares de este blog

Pan esponjoso en panificadora

Tarta de queso La Viña

Nuevo vídeo: ¡Nos vamos de vacaciones!