Sabor a mar en un plato: ¡almejas!

Desde que estoy en Huelva el pescado, el marisco y los moluscos no faltan en mi dieta, ¡y aquí os lo demuestro!


Y es que, ¿quién se puede resistir a un plato así?, y si ya lo combinamos con un poquito de pan, y un vino de naranja de la zona, ¿se puede pedir algo más?

Aunque las almejas sean ‘adoradas’ por su sabor y porque simplemente son deliciosas cuando son preparadas en salsa, se añaden a sopas de marisco o son acompañadas con espaguetis, debemos destacar y tener en cuenta la gran variedad de propiedades de las almejas.
Y ya que la receta es tan tan tan fácil, me voy a tomar la licencia de mostraros algunas de sus propiedades, ¡y es que son sanísimas!


  • Ricas en calcio: un mineral indispensable para preservar tanto la salud de los huesos, como de los dientes y del corazón.
  • Alto contenido en hierro: es un alimento ideal contra la anemia, especialmente aconsejado en mujeres con la menstruación.
  • Refuerza el sistema inmunitario: gracias a su alto contenido en zinc.
  • Bajo contenido en grasas y ricas en proteínas.

Es muy muy sencillo, y necesitamos muy pocos ingredientes:

  • Almejas
  • Ajo
  • Perejil
  • Aceite
  • Vino blanco

Para hacerlas es tan fácil como laminar unos dientes de ajos, y en una satén, con un buen chorreón de aceite, dorarlos. Mientras tanto picamos perejil bien finito y reservamos.
Cuando el ajo esté a punto, añadimos las almejas, un buen chorreón de vino blanco y tapamos. Dejamos que nos abran las almejas, y añadimos el perejil.
Servimos en una fuente, ¡y a mojar!


3 comentarios:

  1. Pues no sé quien se podría resistir a un plato tan rico pero te puedo asegurar que seguro que yo no :o)
    Qué bien poder disfrutar de pescado y marisco fresco, es un lujo!
    Besos y feliz fin de semana,
    Palmira

    ResponderEliminar
  2. Ehi già, chi può resistere di fronte a un piatto così, io no. Piacciono tanto anche a me tutti i frutti di mare e il pesce in genere ! Buon fine settimana !

    ResponderEliminar
  3. Pero bien ricas, en casa cambiamos el perejil por una hoja de laurel. Probaré tu variante. Un besote Muac.

    ResponderEliminar

Un comentario es siempre bienvenido, reconforta a la que está detrás de este trabajo.
Por eso te doy las gracias desde ya.

Imprimir