Flan de leche condensada

A veces hay que darle al cuerpo algo de dulce, y creo que este flan es una maravillosa opción, ¿no creéis?
Yo personalmente no soy muy flanera, bueno, aclaro, no soy muy flanera si el flan sabe demasiado a huevo, pero por regla general, los flanes de leche condensada, en ese aspecto, son muy muy suaves, ¡y éste no iba a ser menos!


Si sois golosos y os gusta el dulce, ¡este postre es para vosotros!


Necesitamos:
  • 1 lata pequeña de leche condensada
  • 500ml. agua
  • 3 huevos
  • La cáscara de un limón
  • 1 ramita de canela
  • Caramelo
Elaboración:
En una olla añadimos la leche condensada, el agua, la piel del limón y la ramita de canela. Mezclamos bien y dejamos que se infusione. Por otro lado, en un bol, batimos los huevos. Con cuidado, poco a poco, y sin dejar de remover, añadimos nuestro liquido, del cual, antes, habremos quitado la canela y el limón.
Tendremos las flaneras ya preparadas con el caramelo, siempre se puede hacer casero, pero yo en esta ocasión usé el que venden ya preparado. Añadimos la mezcla del flan y reservamos.
Preparamos una fuente, apta para horno, para hornear nuestros flanes al baño maría. Para ello, llenamos el fondo de agua, introducimos las flaneras, y echamos agua hasta algo más de la mitad.
Metemos al horno y cocinamos a unos 170º durante una hora, pero ya sabéis, como cada horno es un mundo, a los 40 minutos yo os aconsejo pinchar nuestros flanes con un pincho, y así comprobaremos si está hecho, o no.
Una vez listos, sacamos, dejamos enfriar y guardamos en la nevera.

¡A disfrutar!

1 comentario:

  1. qué buena pinta!!! además con lo que me gustan los dulces... ha sido leer leche condensada y decir: hmmmm...sí!

    ResponderEliminar

Un comentario es siempre bienvenido, reconforta a la que está detrás de este trabajo.
Por eso te doy las gracias desde ya.