Gambas satay con verduritas

¡Volvemos a lo grande, viajando por el mundo!
Hoy os traigo una receta que está de muerte lenta, con un millón de sabores y que te hace viajar hasta nada más y nada menos que a Indonesia, de hecho a mí me traslada hasta Bali, que es de donde es la muñeca que os enseño en la foto, con el traje típico y que nos la trajeron mis padres cuando ni Bali estaba situada en el mapa, ¡y mira que ahora esta de moda esa islita!


Es una receta bastante sencilla, porque os tengo que confesar que esta vez la salsa es de bote, pero pronto, muy pronto, os enseñaré a hacerla casera, que también es muy fácil y queda deliciosa.

Vamos a necesitar:

Gambas / Cebolla / Boniato / Calabaza / Salsa Satay Tiger Khan /
Aceite de sésamo / Sal / Aceite de oliva


La elaboración es bastante sencilla, empezaremos con nuestras verduritas, primero cocinaremos el boniato y la calabaza, que trocearemos a cuadraditos, salpimentamos, y en una placa de horno, con un chorreón de aceite, cocinaremos unos 40 minutos a 180º. Por otro lado vamos pelando las gambas, y reservando las cabezas. En una sartén, con un poco de aceite, salteamos las cabezas, extrayendo todo el jugo posible. Apartamos las cabezas, y en ese "aceite de gambas", añadimos un poco de aceite de sésamo, simplemente un par de gotas, para darle sabor. Ahora es el momento de pochar bien nuestra cebolla, y añadir el resto de verduritas que teníamos en el horno. Cuando esté todo bien pochado añadimos nuestras gambas y la salsa, dejamos cocer un par de minutos o tres, y ya tendremos un plato de los que te trasportan hasta su lugar de origen.

PD: Os he dejado el enlace de la salsa que he usado en los ingredientes de la receta, el enlace es de El Corte Inglés, pero podéis encontrar la salsa también en Carrefour y Alcampo, siempre en la parte de comida internacional.
Si tenéis ocasión no dudéis en probarla, porque merece la pena. El bote no llega a los 3€ y tienes para dos o tres elaboraciones para dos personas.

¡Espero que os guste!
Feliz miércoles.

1 comentario:

Un comentario es siempre bienvenido, reconforta a la que está detrás de este trabajo.
Por eso te doy las gracias desde ya.