Solomillo a la pimienta, ¡todo un clásico!

Hay recetas que nunca pasan de moda, son clásicos que creo que nos acompañarán toda la vida, y si hay un clásico en mi casa es éste, un delicioso solomillo a la pimienta.
La salsa a la pimienta es un comodín de la cocina, y no conozco a nadie que no le guste, es un salsa suave, sutil y sabrosa, y aunque la pimienta es su ingrediente principal no debe picar, de ahí que guste a grandes y pequeños.




Vamos a necesitar:
Solomillo de cerdo / Cebolla / Champiñones / Nata / Pimienta verde en grano / Salsa Perrins / Sal / pimienta / Aceite / Arroz para la guarnición

La elaboración es muy sencilla, empezaremos con el solomillo, que una vez limpio, en una sartén con un poco de aceite, y salpimentado, sellamos. Una vez sellado pasamos a una placa de horno y terminamos de cocinar allí.
En esa misma sartén añadimos la cebolla que habremos picado muy bien, y pochamos con un poquito de sal. También añadimos los champiñones, que rehogaremos junto con la cebolla. Ahora es el momento de echar la nata, le damos un hervor y añadimos la pimienta verde en grano, siempre al gusto. Dejamos que hierva y añadimos un poquito de la salsa Perrins. Probamos de sabor y rectificamos si hiciese falta.
Por último metemos el solomillo en la salsa y le damos un ligero hervor para que tome todo los sabores.
Emplatamos y acompañamos, en mi caso, con un poco de arroz, aunque bien podríamos poner unas verduras, unas patatas...¡lo que más nos guste!


Como veis es un plato que no tiene complicación ninguna, y tiene una presencia y resultado incomparable.
¡Os encantará!

1 comentario:

  1. Hola guapa!!
    Recetón sin duda el que te traes. Que levante la mano al que no le guste este plato. No veo ninguna jaja

    Un beso y me quedo de seguidora ya que has vuelto pisando fuerte :)

    ResponderEliminar

Un comentario es siempre bienvenido, reconforta a la que está detrás de este trabajo.
Por eso te doy las gracias desde ya.