Piquillos rellenos de bacalao

Imagen
Hay clásicos que nunca fallan, y éste es uno de ellos. Es raro encontrarte con alguien a quien no les guste, es raro el bar de toda la vida que no los ofrezca, es raro que alguien no los haya cocinado alguna vez..., pero estoy segura de que ahora, alguno de vosotros, me dirá, "pues a mi no me gustan" o "en mi casa nunca se han cocinado", pues sí, me lo creo, y quizás sea lo normal, pero lo que si que no me podéis discutir que es un gran clásico. Dejando a un lado lo normal y lo raro, si lo has probado y cocinado, ¡eres de los míos!, y si no lo has hecho nunca, ni probarlo ni cocinarlo, ¡estás tardando, así que coge papel y lápiz, o guárdate el link a nuestra receta, y al lío!

Solomillo a la pimienta, ¡todo un clásico!

Hay recetas que nunca pasan de moda, son clásicos que creo que nos acompañarán toda la vida, y si hay un clásico en mi casa es éste, un delicioso solomillo a la pimienta.
La salsa a la pimienta es un comodín de la cocina, y no conozco a nadie que no le guste, es un salsa suave, sutil y sabrosa, y aunque la pimienta es su ingrediente principal no debe picar, de ahí que guste a grandes y pequeños.




Vamos a necesitar:
Solomillo de cerdo / Cebolla / Champiñones / Nata / Pimienta verde en grano / Salsa Perrins / Sal / pimienta / Aceite / Arroz para la guarnición

La elaboración es muy sencilla, empezaremos con el solomillo, que una vez limpio, en una sartén con un poco de aceite, y salpimentado, sellamos. Una vez sellado pasamos a una placa de horno y terminamos de cocinar allí.
En esa misma sartén añadimos la cebolla que habremos picado muy bien, y pochamos con un poquito de sal. También añadimos los champiñones, que rehogaremos junto con la cebolla. Ahora es el momento de echar la nata, le damos un hervor y añadimos la pimienta verde en grano, siempre al gusto. Dejamos que hierva y añadimos un poquito de la salsa Perrins. Probamos de sabor y rectificamos si hiciese falta.
Por último metemos el solomillo en la salsa y le damos un ligero hervor para que tome todo los sabores.
Emplatamos y acompañamos, en mi caso, con un poco de arroz, aunque bien podríamos poner unas verduras, unas patatas...¡lo que más nos guste!


Como veis es un plato que no tiene complicación ninguna, y tiene una presencia y resultado incomparable.
¡Os encantará!

Comentarios

  1. Hola guapa!!
    Recetón sin duda el que te traes. Que levante la mano al que no le guste este plato. No veo ninguna jaja

    Un beso y me quedo de seguidora ya que has vuelto pisando fuerte :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Un comentario es siempre bienvenido, reconforta a la que está detrás de este trabajo.
Por eso te doy las gracias desde ya.

Entradas populares de este blog

Pan esponjoso en panificadora

Tarta de queso La Viña

Nuevo vídeo: ¡Nos vamos de vacaciones!