Vasitos de "tarta de la abuela" + Degustabox de agosto

Imagen
Como cada mes, enamoradas de las cajitas de Degustabox, no podíamos faltar a nuestra cita, y por aquí estamos para enseñaros lo que nos ha llegado en la cajita de agosto, y para preparar con vosotros una nueva receta. No nos vamos a entretener mucho, porque ya sabéis que seguimos de vacaciones virtuales, pero no quería dejar de compartir con vosotros todos estos delicioso productos. ¡Vamos a por la caja!, y además os dejamos por aquí un código de descuento: N053H, por si acaso os apetece probar una cajita similar a esta. Aceitunas rellenas de anchoa de Fragata son perfectas para el aperitivo al aire libre, en la terraza o simplemente, en la mesa del salón, disfrutando de un buen momento. Son las clásicas aceitunas rellenas de anchoa, pero en formato grande, ¡justo para que nadie se quede sin ellas!  Café soluble de Nescafé es el gran clásico entre los cafés solubles, y a mi personalmente, me encanta. Es mi opción favorita para prepararme un café fresquito, un par de cucharadas, leche

Chocolate blanco y fresas, ¡mezcla explosiva!

Parece que febrero viene dulce, llevamos ocho días de este mes, tres entradas, con esta cuatro, y las cuatro dulces, ¿no está mal, no?
O quizás sea que me he propuesto no comer chocolate hasta el 15 de febrero, y mi mente sin querer me incita a ver y preparar cosas dulces..., ¡quién sabe!
Ahora que empieza a verse las fresas por el mercado, he pensado que esta receta os puede gustar. Llevaba con ella en el "pendientes de publicar" desde la temporada pasada, y creo que ya va siendo hora de ver la luz...


Como veis he hecho la versión bizcocho y la versión magdalenas..., sea de la forma que sea... ¡está delicioso!

Vamos a necesitar:
150gr. fresas / 250gr. chocolate blanco / 200gr. mantequilla / 3 huevos / 150gr. azúcar / 200gr. harina / 1tsp levadura química

Empezaremos precalentando el horno, ¡ésto es súper importante cuando se va utilizar!, las recetas varían muchísimo de hacerla con el horno precalentado o no.
Ahora vamos a derretir la mantequilla con el chocolate blanco. Reservamos. Seguimos batiendo nuestros huevos con el azúcar hasta que queden espumosos, incorporamos el chocolate y la mantequilla, batiendo ligeramente, y ahora añadimos la harina, tamizada, que tendremos mezclada con la levadura. Nos ayudamos con una lengua para integrarla bien, siempre haciendo movimientos envolventes para evitar que el aire se vaya.
Añadimos algunas fresas troceadas y chocolate. Volvemos a mezclar.
Añadimos nuestra masa a un molde para bizcochos o cápsulas para magdalenas y ponemos por encima algunos trozos más de fresas y chocolate.
Llevamos al horno unos 40 minutos a 180ºC, pero como siempre os digo comprobad que esté hecho con la ayuda de una brocheta.
Dejamos templar y desmoldamos.

¡Espero que os haya gustado, y si lo hacéis disfrutéis mucho de él!

Comentarios

  1. Imposible que el bizcocho o las magdalenas queden mal con esos ingredientes que llevan. Me encanta el corte tan bonito que presenta y que promete estar muy, muy rico.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Qué delicia, madre mía, que ganas de preparar uno me han entrado. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Todo un peligro concentrado en un bizcocho :o) Tiene una pinta riquísima y es que fresas y chocolate blanco son una combinación ganadora si o si!!!
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  4. Me quedo con las dos presentaciones a cual más buena y bonita la presentación¡¡¡¡
    Besitos¡¡¡

    ResponderEliminar
  5. Que buenas las dos versiones, tiene pinta de estar super rico y jugoso, una delicia!!!! Besossss.

    ResponderEliminar
  6. Una combinación ganadora sin ninguna duda. Además da igual la presentación las dos se ven riquisimas.

    ResponderEliminar
  7. Si que es una combinación muy rica. UN besazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Un comentario es siempre bienvenido, reconforta a la que está detrás de este trabajo.
Por eso te doy las gracias desde ya.

Entradas populares de este blog

Pan esponjoso en panificadora

Tarta de queso La Viña

Harira, la mejor sopa marroquí