Un bocadillo muy peculiar: queso y anchoas

Ahora las cenas rápidas están a la orden del día, el poco tiempo y el cansancio hacen que mi mente busque lo sencillo, y aunque hoy os traigo un bocadillo sencillo, tiene una vuelta, o dos, y se ha convertido en un bocadillo que merece una entrada para él solito.



Vamos a necesitar:
Pan / Pimientos del piquillo confitados / Queso maduro ecológico /
Anchoas en aceite de oliva y su aceite / Alcaparras

Empezaremos con el relleno, cortamos unas cuñitas de nuestro queso y las metemos en cada pimiento del piquillo. En una sartén ponemos nuestros piquillos, con una gota de aceite, a fuego lento y tapados, dejamos que el queso se funda.
Mientras tostamos nuestro pan y una vez tostado añadimos un poco del aceite de las anchoas, y chafamos el pan, ¡que cruja!.
Ahora empezamos el montaje, ponemos los piquillos rellenos, un par de anchoas o tres y una cucharadita de alcaparras. Cerramos nuestro bocadillo y ya tenemos una cena super rica para un día ajetreado en el trabajo, ¿no creéis?

¡Feliz martes, nos vemos el viernes!

4 comentarios:

  1. Una buena cena metida dentro de un buen pan, para no dejar ni las miguitas.
    Un bso.

    ResponderEliminar
  2. La verdad que si se ve estupenda esta cena, tiene una pintaza tremenda este bocadillo, con tantas cosas ricas dentro ummmmmmmmm!!!!! Besossss.

    ResponderEliminar
  3. Una cena de rechupete.....llena de sabor¡¡¡
    Besitos¡¡

    ResponderEliminar
  4. Será rápida la preparación de la cena, pero no veas que placer de comerse este bocadillo bien tranquil@.
    Besos.

    ResponderEliminar

Un comentario es siempre bienvenido, reconforta a la que está detrás de este trabajo.
Por eso te doy las gracias desde ya.

Imprimir