Piquillos rellenos de bacalao

Imagen
Hay clásicos que nunca fallan, y éste es uno de ellos. Es raro encontrarte con alguien a quien no les guste, es raro el bar de toda la vida que no los ofrezca, es raro que alguien no los haya cocinado alguna vez..., pero estoy segura de que ahora, alguno de vosotros, me dirá, "pues a mi no me gustan" o "en mi casa nunca se han cocinado", pues sí, me lo creo, y quizás sea lo normal, pero lo que si que no me podéis discutir que es un gran clásico. Dejando a un lado lo normal y lo raro, si lo has probado y cocinado, ¡eres de los míos!, y si no lo has hecho nunca, ni probarlo ni cocinarlo, ¡estás tardando, así que coge papel y lápiz, o guárdate el link a nuestra receta, y al lío!

Nuevo vídeo: bizcocho mármol con Truvía

¡Y aquí estamos otro viernes más!, esta semana os traigo un bizcocho muy muy rico, ¡y sin azúcar!, que nunca está mal tener a mano este tipo de recetas..., y más en esta época en la que todo el mundo anda cuidándose por eso de la operación bikini...
La receta no dista mucho de cualquier otro bizcocho, pero para descubrirlo tendréis que ver el vídeo...



Vamos a necesitar:

1 yogurt natural sin azúcar / 1 medida de yogur de aceite / 1 medida de yogur de Truvía / 3 medidas de yogur de harina / 4 cucharadas soperas de cacao en polvo sin azúcares añadidos / 1 sobre de levadura / 3 huevos tamaño

La elaboración, como ya os he dicho por arriba, no dista mucho de la de cualquier bizcocho, empezaremos batiendo lo huevos con el yogurt, y despues, y poco a poco, añadiremos el aceite.
Una vez bien batido añadimos la harina, que la incorporaremos en tres veces para que así podamos trabajar mejor la masa. Posteriormente añadimos la Truvía y la levadura. Volvemos a mezclar bien.
Una vez tenemos la masa lista, la dividimos en dos, echando en una de las dos mitades las cuatro cucharadas de cacao. Mezclamos bien y ahora, con el molde engrasado, vertemos las masas, una encima de la otra. Para hacer el efecto mármol, usamos un tenedor, un cuchillo, o lo que tengáis a mano, y damos unas vueltas para mezclar la masa, entrando en ella pero no hasta el fondo.
Horneamos a unos 180ºC durante 40 minutos, con el horno precalentado.
Dejamos atemperar y desmoldamos con cuidado de no quemarnos.
Y ya tendremos un delicioso bizcocho sin azúcar para disfrutar en cualquier momento.



¡Nos vemos la semana que viene!
¡Sed felices!

Comentarios

  1. Nunca he probado la truvía, no me suena de nada pero mira que si así quienes no pueden tomar dulces pueden alegrar un poco su dieta me parece muy bien!
    Besos y feliz largo fin de semana
    Palmira

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Un comentario es siempre bienvenido, reconforta a la que está detrás de este trabajo.
Por eso te doy las gracias desde ya.

Entradas populares de este blog

Pan esponjoso en panificadora

Tarta de queso La Viña

Nuevo vídeo: ¡Nos vamos de vacaciones!