Mejillones rellenos o tigres

Imagen
Y aquí seguimos, ¡sacando tiempo de debajo de las piedras para no perdernos ni una cita con vosotros! Hoy traemos una receta súper clásica, que a mi me transporta a mi niñez. Es un plato que me recuerda a mi abuela Carmen, y es que nunca he probado unos mejillones rellenos tan ricos como los que ella hacía. Últimamente me he dado cuenta de que tengo muchos recuerdos asociados a platos y a recetas, y me parece algo fascinante como la memoria puede recordar todo tipo de detalles, ¡hasta sabores y olores!, ¿no os parece curioso a vosotros?, ¿no os ha pasado nunca que, por ejemplo, vais paseando por la calle, y un determinado olor os transporta a algún lugar o persona?, ¿o coméis algo y volvéis a ser niños?, a mi me pasa mucho, y me entra una nostalgia que, a veces, se hace complicada, porque sabes que eso no volverá, pero bueno..., al menos, tenemos la suerte de tener esos recuerdos y sentimientos... Si navegáis por mi blog, veréis que son varias las recetas que me traen recuerdos, recuer

Alitas de pollo al horno con patatas

¡Buenos días!, ya estamos por aquí con otra riquísima receta, ¡y sencilla, como siempre!


Nunca había hecho alitas hasta este momento, y oye, la primera vez de muchas, ¡porque vaya delicia!, y te solucionan una comida en nada de tiempo..., además les puedes poner tantos aliños diferentes y hacerlas de tantas maneras que es imposible cansarse de ellas.



Vamos a necesitar:
Alitas de pollo / Sal / Pimienta / Ajo en polvo / Curry / Orégano / Tomillo / Salsa barbacoa
Para la guarnición:
Patatas / Sal / Pimienta / Orégano / Tomillo / Aceite

En un bol amplio echamos las alitas y todos los ingredientes, hacemos que éstas se impregnen bien y dejamos reposar unos 30 minutos. Ponemos en una bandeja para horno y las cocinamos a 180ºC unos 30 minutos o hasta que estén hechas y crujientes.
Por otro lado, para las patatas, las lavamos bien y cortamos en gajos, aliñamos, y horneamos al mismo tiempo y con la misma temperatura que las alitas.
Emplatamos y ya sólo nos queda chuparnos los dedos.


¡Espero que os haya gustado!
¡Nos vemos el viernes!

Comentarios

  1. Ainss qué ricas son las alitas de pollo! Es que siempre apetecen y son tan agradecidas de cocinar :O)
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  2. Querida Barbara,esas alitas se ven deliciosas,y con esas patatas al horno para chuparse los dedos....y como dices no te cansas de las alitas al cambiar cualquier ingrediente de los aliños¡¡
    Besitos guapa¡¡

    ResponderEliminar
  3. Lo primero Barbara decirte que te ha quedado chulisimo el blog. En casa no es que se comer alitas todos los días, pero nos gustan mucho y como tu dices las puedes hacer de mil maneras, me encantan como te han quedado, un besazo
    Sofía

    ResponderEliminar
  4. Me encantan las alitas en horno, todo el vicio con mucha menos grasa. Un aciertazo. Un besote.

    ResponderEliminar
  5. ¡Me encantan! Son muy peligrosas por crean adicción, no puedes parar de comer una detrás de otra. Las tuyas tienen una pinta tan rica con lo bien acompañadas de las patatas, que es todo un buen plato.
    Besos.
    Rosa.

    ResponderEliminar
  6. No soy yo mucho de alitas, la verdad, pero sí de otras partes del pollo. Lo que sí me ha llamado mucho la atención es el aliño que has usado, tanto para el pollo como para las papas (esas sí que me gustan de todas las maneras!), así que me lo apunto ;)

    ResponderEliminar
  7. Se ven sabrosas y me encantan sus aliños,abrazos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Un comentario es siempre bienvenido, reconforta a la que está detrás de este trabajo.
Por eso te doy las gracias desde ya.

Entradas populares de este blog

Berenjenas a la parmesana, ¡un clásico italiano! + Degustabox de mayo

Nuevo vídeo: alitas de pollo | #lacomidadeFriends

Rollitos de primavera con oblea de arroz