Soba noodles con pollo y piña

¡No me puedo creer lo rápido que se me está pasando este año!, sé que aún no queda la mitad, pero de verdad, miro atrás y me veo "ayer" comiéndome las uvas, y ya estamos a veintisiete de junio. ¿Os pasa a vosotros también, o será que me queda menos de una semana para los 31 y le veo los cuernos al toro?, sea lo que sea, o me dan 30 horas al día o no disfruto de la vida..., ¡porque vaya tela!
En fin, después de esta parrafada centrémonos en la temática de este blog, ¿no?, ¡qué aquí se viene a comer!
Hoy os traigo unos soba noodles con pollo y piña que son una pasada. Sí, un plato calentito, que aunque haga calor,  a veces, apetece.

Soba (蕎麦) es la palabra japonesa para el trigo sarraceno.
Estos fideos soba se cocinan como cualquier otra pasta, pero hay que tener en cuenta algunas peculiaridades para poder disfrutar plenamente de su especial sabor y textura. Hay dos cuestiones importantes a las que prestar atención: el tiempo de cocción y el enjuagado posterior.
Las cantidades dependerán del número de comensales y la forma en que se vayan a consumir, pero normalmente se estiman entre 80 y 100 gr de pasta por persona. Hay que poner una gran cantidad de agua a hervir en un recipiente amplio, sin sal. Se añaden los soba, procurando que se sumerjan bien en el líquido, y se dejan cocer poco tiempo, normalmente no más de cinco minutos. El tiempo variará dependiendo del fabricante, así que mejor seguir las indicaciones del paquete.
Después se escurren sobre un colador o similar y se sumergen en un recipiente con agua fría, que se empezará a enturbiar. Cuando estén fríos, hay que remover bien para deshacerse del almidón. Escurrir y enjuagar hasta que el agua salga limpia. Ya estarán listos para servirlos, tanto para recetas calientes como frías.
Y tras esta mini master class, ¡vamos a por la receta!


Vamos a necesitar:
Soba noodles / Pechuga de pollo sin piel / Puerro / Zanahorias / Piña en su jugo / Sal / Pimienta / Aceite / Salsa de soja / Jengibre fresco / Ajo / Agua

Empezaremos con el pollo, porque como os he explicado arriba, los soba se cuecen en poco menos de cinco minutos, así que nos toca limpiar el pollo y prepararlo primero.
Para ello picaremos todos nuestros ingredientes, dejando por un lado la zanahoria y el puerro, por otro la piña y por otro el pollo.
Ahora, en una sartén, con un poco de aceite, freímos el pollo, dejándolo doradito, y añadimos el ajo y el jengibre que picaremos muy finamente, después las zanahorias y el puerro. Salpimentamos. Dejamos que se poche bien, y añadimos la piña. Añadimos también un poco del jugo de la piña y un chorreón de salsa de soja, movemos bien y dejamos que cueza a fuego lento unos 10 minutos.
Una vez hecho pasamos a os soba, y los coceremos tal y como os he explicado al principio, aunque si os quedan dudas, siempre es bueno seguir las instrucciones del fabricante.
Una vez listo los soba, los incorporamos a la sartén junto con el pollo y salteamos ligeramente. Añadimos un poco más de salsa de soja si queremos y emplatamos.

¡Espero que os haya gustado!
¡Hasta el viernes!

4 comentarios:

  1. Un ottimo piatto ricco di sapori e gusto !

    ResponderEliminar
  2. Un ottimo piatto ricco di sapori e gusto !

    ResponderEliminar
  3. Estos platos me encantan, completos y listos en un plis plas siempre apetecen.
    Yo tampoco he visto pasar el año, todavía me veo cargando el coche para irnos en casa por Navidad y ya estoy casi llenando el maletero para el verano jejeje
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  4. MUCHAS FELICIDADES AMIGA ¡¡¡¡

    ResponderEliminar

Un comentario es siempre bienvenido, reconforta a la que está detrás de este trabajo.
Por eso te doy las gracias desde ya.