Chocolate caliente especiado | Parrandón navideño 2020

Imagen
Ya estamos por aquí otra semana más, estrenamos mes, un mes que vamos a dedicar al 100% a preparar recetas navideñas, y es que este año tan atípico, donde tantos ya no están, y donde tantos no podrán reunirse con los suyos, nos apetecía darle un toque festivo, para que así, todos, estemos un poco más felices, y es que con la barriga calentita y llena, ¿quién no sonríe? ¡No sabéis la ilusión que me hace escribiros esta receta, escribir este post!, y es que este 2020 se ha vuelto a organizar el parradón de recetas navideñas que organiza Angélica  de Bizcochos y sancochos todos los años, siendo esta ya su quinta edición.  El tema de este año es "De mi Cocina a tu Mesa" con la idea de conectarnos con nuestras familias y amigos, aunque no estemos físicamente con ellos. Cocinaremos y compartiremos estas recetas en su honor. Yo he optado por un chocolate caliente especiado, y es que no hay nada que me guste más que compartir una rica merienda con mis padres y mi hermana. Sentarnos

Tallarines a la carbonara con queso Payoyo

Hace unos días un amigo nos trajo un trozo de queso Payoyo, y aunque como más nos gusta comerlo es tal cual, con unos simples piquitos, quisimos hacer algo más especial. Yo llevaba con ganas de pasta unos días, así que sin darle muchas vueltas nos pusimos manos a la obra y salió la receta de hoy.
Cocina fusión se llama, y es que unir Italia con la serranía de Cádiz y Ronda es mucho.

Estos quesos se elaboran con leche de cabra payoya, leche de oveja payoya y de mezcla de ambas. Así, dentro de cada tipo, podemos encontrar distintas variedades: fresco, semicurado, curado, emborrado en manteca, romero, salvado o pimentón.
En este caso vamos a usar un semicurado de cabra.
Si tenéis la suerte de visitar la zona, o encontráis estos quesos en vuestros mercados, no dudéis en probarlos, porque están realmente exquisitos.

Vamos a necesitar:
Queso semicurado de cabra Payoya / Tallarines / Bacon / Huevo / Sal / Pimienta / Agua

La elaboración de esta pasta no tiene ninguna complicación, de hecho es mucho más fácil hacer una carbonara auténtica, que la que se suele hacer en España con nata, ¡e incluso champiñones!.
Empezaremos poniendo en una olla abundante agua con sal. En ella coceremos la pasta.
Mientras hierve la pasta doramos ligeramente el bacon que habremos cortado finamente y reservamos.
Por otro lado, en un bol, cascamos los huevos, yo los uso enteros, aunque sé que hay gente que usa solo la yema, eso os lo dejo a vuestro gusto, y añadimos un poco de nuestro queso que habremos rallado muy finamente. Salpimentamos al gusto.
Escurrimos la pasta, sin dejarla seca del todo, y en la misma olla  añadimos nuestra mezcla de huevo y queso. Ya cocinaremos con el fuego apagado. Usaremos lo que se denomina el fuego residual, porque queremos que el huevo cuaje, pero no que se haga tortilla. Por último añadimos el bacon y un poco más de queso. Si se quiere podemos poner un poco más de pimienta, que le viene de lujo, pero en eso ya está el gusto de cada uno.

Como véis queda una pasta muy muy jugosa, y la verdad es que el contraste con el queso Payoyo hacen de ella una auténtica maravilla.

¡Espero que os haya gustado!

Recordad que nos podéis seguir por las redes....
¡Sed felices!

Comentarios

  1. jajaja Una receta fusión europea, así me gusta :o)
    Deliciosos estos tallarines!
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  2. ¡¡ Espectacular, deliciosos esos tallarines que con queso payoyo...orgullo de la provincia de Cádiz y mi querida Málaga !!
    Besos desde "Mi Cocina"...una cocina ante todo muy malagueña.

    ResponderEliminar
  3. El queso payoyo no es un queso cualquiera, esa fusión tiene que saber a gloria, delicioso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Un comentario es siempre bienvenido, reconforta a la que está detrás de este trabajo.
Por eso te doy las gracias desde ya.

Entradas populares de este blog

Berenjenas a la parmesana, ¡un clásico italiano! + Degustabox de mayo

Nuevo vídeo: alitas de pollo | #lacomidadeFriends

Pipas garrapiñadas