Brazo de Navidad con turron El Almendro

Se acerca peligrosamente la Navidad. Se acerca a pasos agigantados. Se acerca deprisa y corriendo el final de otro año, y creo que no hay mejor manera de endulzarlo que con un delicioso brazo de Navidad.
Seguro que en vuestra casa, como en la mía, los turrones, mantecados y mazapanes se han hecho dueños de ellas, y a veces el comerlos tal cual no es tan apetecible como meterte en la cocina, desestresarte de los quehaceres navideños, ¡y encima preparar algo rico a la familia!
Este año hemos tenido la suerte de poder contar con El Almendro y la confitería Delaviuda en nuestra cocina, ¡mirad qué cosas tan ricas nos han mandado!


De ellos poco puedo deciros, ¿por que quién no los conoce?, son un clásico de las navidades españolas, y en toda casa, siempre, hay algo de ellos..., y además el "vuelve, a casa vuelve", ¿no podría considerarse ya un villancico?


En fin que me lio, y al final llega Nochebuena y no os he enseñado a hacer este delicioso postre...

(Si pincháis en la imagen os llevará al vídeo directamente)

Vamos a necesitar:
Para la plancha de bizcocho genovés:
4 huevos / 100gr. de azúcar / 120gr. harina de repostería / Un pellizco de sal / Colorante alimentario
Para el almíbar:
100gr. de azúcar / 100gr. de agua / 2 cucharadas de ron / Unas gotas de zumo de limón
Para el relleno de mousse de turrón:
500gr. nata para montar  / 50gr. de leche entera / 50gr. de azúcar / 150gr de turrón blando El Almendro / 6 láminas de gelatina


Empezaremos por la plancha de bizcocho genovés, para ello precalentaremos el horno a 180°, calor arriba y abajo.
Separaremos las claras de las yemas, y poner en un bol los claras. Batimos con la batidora de varillas eléctrica e iremos incorporando el azúcar poco a poco, hasta que veamos que va blanqueando y que aumenta su volumen.
Batimos las yemas e incorporamos cuidadosamente a las claras.
Añadimos la harina tamizada y envolvemos cuidadosamente la mezcla hasta que esté totalmente integrada.
Separamos un poco de nuestra masa en tres cuencos diferentes y añadimos el colorante alimentario que más nos guste, en mi caso: rojo, verde y amarillo.
Con la ayuda de una cuchara, en una bandeja de horno de 30×35 cm aproximadamente forrada con papel de hornear, hacemos circulitos, o el dibujo que más os guste. Congelamos unos 10 minutos, y vertemos el resto de la masa.
Metemos en el horno durante 12 minutos, sacamos y como la ayuda de un paño húmedo, enrollamos nuestro bizcocho para que nos quede la forma de brazo.
Dejamos enfriar, al menos, dos horas.
Para el almíbar ponemos a fuego fuerte en un cazo todos los ingredientes. Damos vueltas con unas varillas y retiramos a los 5 minutos.
La mousse de turrón es muy sencilla, calentamos la leche en el microondas, y añadimos la gelatina., que previamente habremos hidratado en agua. Removemos bien, es importante que no queden grumos.
Montamos la nata con la batidora de varillas. Cuando esté casi montada, añadimos el azúcar y la leche con la gelatina. Batimos 15 segundos más.
Desmigamos el turrón, lo añadimos a la nata e incorporamos suavemente con movimientos envolventes.
Tapamos el bol y dejamos reposar en el frigorífico dos horas.
El montaje es muy sencillo:
  1. Desenrollar con cuidado el bizcocho.
  2. Pincelar con el almíbar.
  3. Rellenar con la mousse, teniendo cuidado de dejar sin rellenar un par de centímetros en el borde más alejado de nosotros y de no salirnos por los laterales. Aplanar con un cuchillo largo o una espátula.
  4. Enrollar con cuidado, ayudándonos con el papel con el que horneamos la plancha de bizcocho. Envolver con este mismo papel y dejar reposar dos horas.
  5. Cortar los extremos y decorar a nuestro gusto. Nosotros hemos puesto unos copetes de nata y unos frutos rojos.

¡Espero que os haya gustado!
Nos vemos el martes con otra receta deliciosa, ¡y perfecta para Nochevieja!

Recordad que nos podéis seguir por las redes....
¡Sed felices!

1 comentario:

  1. Tiene que ser una delicia! Te deseo unas Felices Fiestas. Un abrazo, Clara

    ResponderEliminar

Un comentario es siempre bienvenido, reconforta a la que está detrás de este trabajo.
Por eso te doy las gracias desde ya.