¡Bendita rutina!: pollo con leche de coco

Miro el calendario y ya estamos a 9 de enero, ¡ya han volado nueve días y yo no me he dado ni cuenta!, que verdad tan grande esa de que conforme vas cumpliendo años la vida pasa mucho más rápido..., y mira que enero suele costar con eso de volver a la rutina...
En fin, reflexiones a parte, ¿cómo habéis comenzado el año?, ¿está costando mucho la vuelta a la vida normal y a los no "atracones"?, por aquí ya teníamos ganas de volver a la comida sin excesos, y por eso os traigo esta receta de pollo súper ligera y bien rica que es capaz de hacer que el día a día se convierta en maravilloso.


Vamos a necesitar:
2 pechugas de pollo / 1 cebolla / 1 diente de ajo / 1 chile rojo fresco / 1 cucharadita de comino / 1 lata de eche de coco / 1 pastilla de caldo de verduras / 1 cucharada de pasta de tomate / Sal / Pimienta / Aceite / Cilantro / Arroz blanco para acompañar

La elaboración de este plato es muy sencilla. Calentamos el aceite en una cacerola mediana a fuego medio y colocamos el pollo y cocinamos hasta que esté dorado. Sacamos y reservamos. En esa misma sartén añadimos la cebolla, el ajo y el chile rojo. Cocinamos, revolviendo de vez en cuando. Agregamos la pasta de tomate y el comino, cocinamos revolviendo constantemente durante 2 minutos. Añadimos el pollo a la sartén y mezclamos bien añadiendo la leche de coco y el caldo. Dejamos hervir, reducimos el fuego a medio-bajo, tapamos y dejamos que se cocine a fuego lento durante unos 20 minutos. Rectificamos de sal y pimienta, añadimos el cilantro picado y servimos con un poco de arroz blanco.


Como veis es un plato sencillisimo, pero muy muy sabroso, ¡por aquí nos encanta, y además es tan ligero que para la "operación bikini" no viene nada mal.

¡Espero que os haya gustado!

Recordad que nos podéis seguir por las redes....
¡Sed felices!

2 comentarios:

  1. !ya era hora! de rechupete.

    ResponderEliminar
  2. Muy original al ponerle leche de coco,tengo que probarlo
    Besitos¡¡

    ResponderEliminar

Un comentario es siempre bienvenido, reconforta a la que está detrás de este trabajo.
Por eso te doy las gracias desde ya.