Mejillones rellenos o tigres

Imagen
Y aquí seguimos, ¡sacando tiempo de debajo de las piedras para no perdernos ni una cita con vosotros! Hoy traemos una receta súper clásica, que a mi me transporta a mi niñez. Es un plato que me recuerda a mi abuela Carmen, y es que nunca he probado unos mejillones rellenos tan ricos como los que ella hacía. Últimamente me he dado cuenta de que tengo muchos recuerdos asociados a platos y a recetas, y me parece algo fascinante como la memoria puede recordar todo tipo de detalles, ¡hasta sabores y olores!, ¿no os parece curioso a vosotros?, ¿no os ha pasado nunca que, por ejemplo, vais paseando por la calle, y un determinado olor os transporta a algún lugar o persona?, ¿o coméis algo y volvéis a ser niños?, a mi me pasa mucho, y me entra una nostalgia que, a veces, se hace complicada, porque sabes que eso no volverá, pero bueno..., al menos, tenemos la suerte de tener esos recuerdos y sentimientos... Si navegáis por mi blog, veréis que son varias las recetas que me traen recuerdos, recuer

¡Nos vamos de viaje!: Bruselas (parte 2)

¡Aquí esta la segunda parte de nuestro viaje, esperamos que os guste muchísimo, tanto como a nosotros!
Si no visteis la primera parte u os apetece volver a verla, ver de nuevo los datos de interés que os dejamos..., aquí tenéis el enlace para volver a disfrutar de todo.


En este vídeo lo único que os tenemos que explicar como ir hasta el Atomium, y para ello tenéis que coger el metro hasta Heyzel que es el final de la línea 6. Nos costó 2.10€/persona. Una vez allí salís de la estación y casi casi os lo encontráis de frente. Se puede entrar, pero nosotros no lo hicimos, ¡el día no acompañaba!. Para volver haremos el mismo recorrido, pero a la inversa, buscando la parada que más nos convenga, en nuestro caso nos bajamos cerca del Parlamento Europeo, ¡era lo que nos tocaba en la ruta!
Tuvimos la suerte de ver un cambio de guardia, y dentro de lo malo del día, aunque llovía, no hizo un frío extremo.
Para comer, como habréis visto, optamos por Fritland, ¡hay que probarlo!, sus patatas y su archiconocido bocata mitraillette son míticos, así que no dudes en ir a visitarlo.
También nos quedaba por probar los famosisimos gofres de Maison Dandoy, y de verdad, ¡no os los podéis perder!
Han sido tres días fantásticos, así que como ya os dije, ¡Bélgica merece la pena!

Y ahora sí, glotones, ¡nos vemos pronto!
Recordad que nos podéis seguir por las redes....
¡Sed felices!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Berenjenas a la parmesana, ¡un clásico italiano! + Degustabox de mayo

Nuevo vídeo: alitas de pollo | #lacomidadeFriends

Rollitos de primavera con oblea de arroz