Pipas garrapiñadas

¡Buenos días, buenas tardes o buenas noches glotones!, ya estamos por aquí una semana más, y esta semana no os podéis perder ni esta receta, ni la del jueves, ¡porque están relacionadas y además buenísimas!
Hoy vamos a preparar una riquísimas pipas garrapiñadas, que supongo que la gran mayoría las conoceréis, son muy típicas en ferias, ferias medievales..., ¡y a mi me encantan!, además nunca las había preparado en casa, y la verdad es que son fáciles de hacer y están deliciosas.
Nosotros hemos usado unas pipas de girasol ecológicas de Rincón del Segura, y la verdad es que crudas, tal cual las venden, no necesitan más, así que imaginaos como pueden estar garrapiñadas.
Las pipas de girasol tienen un alto contenido en ácidos grasos beneficiosos para el sistema circulatorio y cardiovascular, además destacan por su riqueza en sales minerales: potasio, fósforo, magnesio y calco;  el fósforo y magnesio favorecen el buen funcionamiento cerebral y el  calcio (100 mg por cada 100 gr.) merece ser tenido en cuenta por aquellas personas que no pueden tomar lácteos, y también es rico también en vitamina E, ¡vamos todo un super alimento!



Vamos a necesitar:
 1 taza de pipas de girasol peladas y crudas / 1 taza de azúcar / 1 taza de agua


Para preparar pipas garrapiñadas sólo hay que tener dos cosas: paciencia y cuidado. Paciencia porque es una receta que requiere un poco de tiempo y cuidado porque vamos a hacer caramelo, y ya sabemos lo que quema.
Empezaremos poniendo en una sartén el agua y el azúcar, y a fuego medio, removiendo de vez en cuando, dejamos que el azúcar se disuelva y el agua hierva. Una vez el agua comience a hervir añadimos las pipas, y vamos removiendo de vez en cuando hasta que se evapore todo el liquido. Nosotros hemos tardado unos 30 minutos. Una vez esté el líquido evaporado, sacamos del fuego y vamos removiendo, hasta que las pipas vayan separándose y queden de un color blanquecino. Será ahora el momento de volver con nuestra sartén al fuego, y a fuego lento, y sin dejar de remover, caramelizaremos las pipas. Una vez estén con un bonito color dorado, ¡cuidado porque en un suspiro se os pueden quemar!, apartamos sobre papel vegetal, intentando separarlas lo máximo posible y dejamos enfriar. Para conservarlas durante más tiempo y bien ricas las guardaremos en un tarro hermético, pero si sois igual de golosos que nosotros, ¡os durarán poco!


¡Espero que os haya gustado!
Nos vemos pronto glotones, ¡gracias por estar ahí!

¡Recordad que nos podéis seguir por las redes!
¡Sed felices!

Comentarios

  1. Qué ricas!!
    Y el olor que desprenden tan agradable.
    Creo que las ferias no serían la misma con con sus garrapiñadas.
    Estaré atenta para el jueves ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  2. que buenas ,me recuerdan a la feria ,ya que este año nos vemos privados de ir a muchos sitios ,es buena idea poder hacerlo en casa ¡¡¡ un besote

    ResponderEliminar
  3. Muy ricas estas pipas garrapiñadas. Vale la pena tener un poco de paciencia para prepararlas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Que ricas....y que tiempo no las como!!....se ven deliciosas......Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  5. Que ricas nunca las prepare en casa besitos

    ResponderEliminar
  6. He comoido las almendras garrapiñadas ,me apunto a las pipas ...que ricas¡¡¡
    besitos¡¡

    ResponderEliminar
  7. Que ricas...hace tiempo las comí,pero compradas,estas seguro que me gustaran mucho mas😉besinos

    ResponderEliminar
  8. Pues fíjate que las pipas nunca las he garrapiñado! Pero me da que están de vicio!!!
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  9. Hola Bárbara. Espero que te encuentres perfectamente.
    Me encantan las pipas y no compro más a menudo porque son una tentación irresistible y si abro el paquete no dejo de comerlas hasta que se acaba jj.
    Así que imagino como deben estar garrapiñadas, sensacionales y como para no dejar ni señal. Así no las he comido pero te digo que si las tuviera a mi alcance iban a durar lo que un pastel a la puerta de un colegio. Me has puesto los dientes largos.
    Un abrazo y cuídate.

    ResponderEliminar
  10. A mi no me gustan las pipas ,bueno en realidad no es que no me gusten es que me ponen nerviosa ,pero a si garrapiñadas .....a puñaditos
    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Ohhh qué ricas, no creo que necesitara el tarro hermético, me iban a durar muy poco tiempooooooo

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  12. Hola, madre mía ,deben ser un vicio!! Besitos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Un comentario es siempre bienvenido, reconforta a la que está detrás de este trabajo.
Por eso te doy las gracias desde ya.

Entradas populares de este blog

Berenjenas a la parmesana, ¡un clásico italiano! + Degustabox de mayo

Nuevo vídeo: alitas de pollo | #lacomidadeFriends