Vasitos de "tarta de la abuela" + Degustabox de agosto

Imagen
Como cada mes, enamoradas de las cajitas de Degustabox, no podíamos faltar a nuestra cita, y por aquí estamos para enseñaros lo que nos ha llegado en la cajita de agosto, y para preparar con vosotros una nueva receta. No nos vamos a entretener mucho, porque ya sabéis que seguimos de vacaciones virtuales, pero no quería dejar de compartir con vosotros todos estos delicioso productos. ¡Vamos a por la caja!, y además os dejamos por aquí un código de descuento: N053H, por si acaso os apetece probar una cajita similar a esta. Aceitunas rellenas de anchoa de Fragata son perfectas para el aperitivo al aire libre, en la terraza o simplemente, en la mesa del salón, disfrutando de un buen momento. Son las clásicas aceitunas rellenas de anchoa, pero en formato grande, ¡justo para que nadie se quede sin ellas!  Café soluble de Nescafé es el gran clásico entre los cafés solubles, y a mi personalmente, me encanta. Es mi opción favorita para prepararme un café fresquito, un par de cucharadas, leche

Mejillones rellenos o tigres

Y aquí seguimos, ¡sacando tiempo de debajo de las piedras para no perdernos ni una cita con vosotros!
Hoy traemos una receta súper clásica, que a mi me transporta a mi niñez. Es un plato que me recuerda a mi abuela Carmen, y es que nunca he probado unos mejillones rellenos tan ricos como los que ella hacía.
Últimamente me he dado cuenta de que tengo muchos recuerdos asociados a platos y a recetas, y me parece algo fascinante como la memoria puede recordar todo tipo de detalles, ¡hasta sabores y olores!, ¿no os parece curioso a vosotros?, ¿no os ha pasado nunca que, por ejemplo, vais paseando por la calle, y un determinado olor os transporta a algún lugar o persona?, ¿o coméis algo y volvéis a ser niños?, a mi me pasa mucho, y me entra una nostalgia que, a veces, se hace complicada, porque sabes que eso no volverá, pero bueno..., al menos, tenemos la suerte de tener esos recuerdos y sentimientos...
Si navegáis por mi blog, veréis que son varias las recetas que me traen recuerdos, recuerdos muy bonitos. 
Mi preferida, sin lugar a dudas es el bizcocho de mis abuelos, pero bueno, que no quiero entreteneros mucho, y la receta de hoy se merece un ratito con vosotros, ¡así que vamos a por ella!


Vamos a necesitar:
1kg. de mejillones / 2 cebollas / 1 diente de ajo / 3 cucharadas de tomate frito / Medio vaso de vino blanco / 2 cucharadas colmadas de harina / 500ml. de leche / Aceite / Sal / Pimienta / Una pizca de cayena molida / Nuez moscada / Pan rallado / 2 huevos


Lo primero que haremos será preparar nuestros mejillones, para ello los limpiaremos muy bien, y en una olla con un poquito de agua, los abrimos. Podéis ponerle una hojita de laurel, y le dará a los mejillones un toque muy rico.
Una vez abiertos, sacamos los mejillones y reservamos las conchas que no estén rotas.
A mi me gusta darle un hervor a las conchas una vez abiertas con un poco de agua y vinagre, para que queden impolutas.
Ahora picamos los mejillones muy finamente, lo podéis hacer a cuchillo o con la ayuda de una picadora, y reservamos.
Por otro lado empezaremos preparando el sofrito, para ello en una sartén con unas dos cucharadas de aceite pochamos muy bien las cebollas y el ajo. Salpimentamos. Una vez bien pochaditos añadimos los mejillones y el medio vaso de vino, y dejamos evaporar. Añadimos el tomate frito y la cayena, y dejamos un par de minutos. Ahora, en la misma sartén, prepararemos la bechamel. Si el sofrito se hubiese quedado muy seco añadimos un poco más de aceite, y será entonces cuando añadamos la harina, mezclamos muy bien, y cuando esté cocinada, añadimos poco a poco la leche. Las cantidades de harina y leche pueden variar según os guste la masa. Añadimos un poco de nuez moscada y rectificamos de sabor si hiciese falta. Dejamos cocinar hasta que la masa comience a burbujear, eso significará que no espesará más. Apartamos y reservamos.
Ahora, con la ayuda de una cuchara, vamos rellenando los mejillones y dejamos atemperar. Por último los empanaremos, dejamos reposar un par de horas en la nevera, y freiremos en abundante aceite.
Estos mejillones congelan perfectamente, y después se pueden freír directamente sin descongelar.


Como veis no es una receta complicada, aunque quizás algo laboriosa, pero creedme, ¡están de rechupete!

¡Espero que os haya gustado!
Nos vemos pronto glotones, ¡gracias por estar ahí!

¡Recordad que nos podéis seguir por las redes!
¡Sed felices!

Comentarios

  1. Los recuerdos buenos y entrañables son fabulosos.
    Estos mejillones tigres lo tengo en pendientes por hacer algún día.
    Los probé por primera vez en un bar de tapas hace como más de 25 años y aún recuerdo su sabor. Estaban tremendos!!

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Que buenos . tienen una pinta excelente , te quedaron espectaculares
    beisnos

    ResponderEliminar
  3. A mi me traen recuerdos de infancia comidas que incluso no se hacían en esa época, pero si se cultivaban sus productos y se recogían con esmero para utilizarlos en la cocina. Tus mejillones nos gustan mucho, aunque como son entretenidos solo los hago en ocasiones y desde luego merece la pena por ver la cara de alegría de todo el mundo. Están buenísimos, a ti te han quedado ideales.
    Bss

    ResponderEliminar
  4. Hola Bárbara. Tienes razón en tus preguntas. Y es que todo lo que nos sucede queda grabado. No nos damos cuenta pero esos recuerdos están ahí y cuando por alguna circunstancia, olor, música, ruido etc, esas vivencias que parecía estar dormidas afloran con toda la energía y nos hacen revivir aquellos momentos.
    Y al ver estos mejillones lo has conseguido. Por que me han recordad a tiempos pasados con mis padres o amigos al salir a dar un paseo y de paso tomar algo.
    Estos mejillones tengo muchas ganas de hacerlos porque me gustan mucho pero nunca encuentro el momento jj. A ver si una vez me decido.
    Esta tarde nos ponen la segunda dosis de la vacuna, a ver que sucede jj
    Un abrazo y espero que te encuentre muy bien.

    ResponderEliminar
  5. Great post! Thanks for sharing. x

    ResponderEliminar
  6. Mira que están buenos unos mejillones rellenos ,es laboriosa su preparación pero la verdad que merece la pena,los tuyos seguro que duraron poco ..jjjj
    Besitos¡¡

    ResponderEliminar
  7. No sabes la envidia que me dan las recetas de mejillones "de toda la vida" En mi casa no se cocinaban nunca porque a mi señora madre no le gustan, y claro, yo los probé siendo ya muy grande y no tengo ni esos bonitos recuerdos ni esas recetas que se pasan de madres a hijas para hacerlas así que agradezco mucho entradas como estas, más cuando los mejillones tienen tan buena pinta ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que es normal, le dedicamos tiempo y cariño a la cocina porque de alguna manera nos toca dentro :o) Así que como más lo pensamos más aociamos sabores, recuerdos a momentos felices, ingredientes con personas. Es que nos hacemos mayores jajaja
    Fíjate que los he visto mil veces pero nunca los he probado!!!!
    A ver si este verano podemos ir a tomar alguna tapita (aquí los restaurantes y bares llevan cerrados desde octubre...) y los puedo probar!
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  9. Bárbara, estos mejillones son una tapa con todas las de la ley, me encanta la receta y por supuesto, los recuerdos que te unen a ella. En las fotos se aprecia muy cremosas imagino qué ricas con un vinito para seguir compartiendo bonitos recuerdos y momentos. Me guardo la receta.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  10. Que mejillones más buenos, hace muchísimo tiempo que no los preparo, la verdad es que son una delicia. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Que delicia de mejillones, para disfrutar! Yo tambien asocio recuerdos con sabores y olores, hay momentos que no se me olvidan y estan ahi cuando recuerdo algun platillo o postre. Bonito fin de semana!
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Hola Bárbara. Ya no te quedará ni uno, pero me basta con ver lo bien que te han quedado y lo ricos que estarán. Yo también tengo muchas recetas que me traen recuerdos y emociones del pasado. Al menos, esa nostalgia, al cocinar, nos hace felices, aunque
    Pongo pan y cerveza y me apunoto.
    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Un comentario es siempre bienvenido, reconforta a la que está detrás de este trabajo.
Por eso te doy las gracias desde ya.

Entradas populares de este blog

Pan esponjoso en panificadora

Tarta de queso La Viña

Harira, la mejor sopa marroquí