Lubina al horno con patatas

La receta de hoy es un básico que todo el mundo debería preparar, y como siempre nos vamos por las ramas preparando super recetas, hoy quiero hacer un algo en el camino y preparar esta receta tan simple, pero tan tan tan rica.
Antes de nada, ¿alguien sabría decirme si la lubina es pescado blanco o azul?, no está muy claro, ¿verdad?, y es que la cola ni es redondeada ni es en V completamente..., así que a este tipo de pescados se les conoce, popularmente, semigrasos, aunque en realidad no hay pescados semigrasos en si, pero englobamos éstos, junto al besugo, dorada o salmonete entre otros, y es que depende de la época en la que se pesquen tendrán más o menos grasa. 
El pescado se denomina azul cuando tienen mas contenido de grasa, aproximadamente entre un 5% y 10%, o blanco cuando tienen como máximo un 2,5% de grasa.
Interesante, ¿no?
Y tras esta "master class" de clases de pescado...¡volvemos a lo nuestro!


Vamos a necesitar:

1 lubina de ración / Patatas / Cebolla / Pimiento rojo / Aceite de oliva / Sal / Pimienta / Limón

La elaboración es muy muy sencilla. Para empezar le pediremos a nuestro pescadero que nos limpie la lubina, nos la abra por la mitad y nos quite las espinas, es decir, nos deje los lomos limpios. Podéis pedirle que os deje la cabeza y espinas para hacer un rico fumet para un arroz, o un caldito de pescado para una cena mas ligera, pero si no queréis meteos en faena, ¡que se lo quede él!
Con el pescado limpio nos centraremos en las patatas. Para ello, picaremos en juliana, o tiras finas, la cebolla y el pimiento, y en panadera, o rodajas finas, nuestras patatas. Para ver los diferentes cortes os podéis pasar por aquí. Ahora disponemos la verdura en la placa que vayamos a usar, salpimentamos y añadimos un chorreón de aceite, metemos al horno y dejamos que se haga, durante, unos 15 minutos a 180ºC, aunque como siempre os digo dependerá de vuestro horno, y en este caso también del grosor de las patatas. Cuando a las verduras le queden apenas 5 minutos, sacaremos la placa y pondremos nuestro pescado sobre ellas, salamos ligeramente, y terminamos de cocinar. Este paso también dependerá del tamaño de la lubina, pero siendo de ración no va a necesitar más de 5 u 8 minutos.
Sacamos y emplatamos, y ya tenemos un señor plato que gustará a todo el mundo.


¡Espero que os haya gustado!
¡Nos vemos el viernes con un nuevo vídeo en el canal!

4 comentarios:

  1. Cuanto más sencilla se prepare la lubina, más rica queda!
    Para mi es un pescado blanco, sin duda aunque como la dorada a veces no me queda claro del todo cuando los cato!
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  2. Una delicia de pescado, y así al horno con patatas está de lujo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. La lubina (hembra) o el robalo (macho) es de los pescados más finos y delicados para mi gusto. Al horno o a la plancha, inclusive frita en adobo (tengo publicada la receta), o en papillote...me encanta. Cuando l@s veo pasar mientras buceo me emociono incluso verl@s en su medio natural, pero es en la cocina cuando más me gustan. Así, tal y como la has preparado es una delicia, riquisima.
    Por cierto, es un pescado blanco....
    Besos desde "Mi Cocina".

    ResponderEliminar
  4. ¿Sabes una cosa? Me da igual que sean blancos, azules, o con la cola con la forma que sea... Todos los pescados que mencionas me encantan. En realidad es que me gusta el pescado, en general. Y la lubina es una pieza suave, fina, sabrosa, y la mar de agradecida. Desde luego hecha al horno tipo como tú nos has contado está para hacerle la ola. Una cosa, ¿no has probado a poner también pimiento verde además del rojo? Es que entonces queda una "cama" de papas que merece la pena en sí misma, sin nada más :)

    ResponderEliminar

Un comentario es siempre bienvenido, reconforta a la que está detrás de este trabajo.
Por eso te doy las gracias desde ya.