Puré de patatas y zanahoria gratinado

A veces las comidas más simples y de las que menos esperas se convierten en favoritos de tu mesa, ¿no os ha pasado nunca?
Hace unos días no sabíamos qué comer, y tenía unas pocas de zanahorias y unos cuantos champiñones, y me dije: "¿por qué no?", ¡y manos a la obra!


Vamos a necesitar:
Patatas / Zanahorias / Champiñones / Ajo /  Perejil / Queso manchego / Agua / Sal / Pimienta / Nuez moscada / Leche / Mantequilla

Empezaremos con el puré, para ello en una ollita ponemos las patatas y las zanahorias, previamente lavadas, peladas y troceadas. Añadimos un poco de sal y agua, y dejamos hervir.
Por otro lado salteamos nuestros champiñones con un poquito de aceite, ajo y perejil. Salpimentamos al gusto y reservamos.
Con nuestras patatas y zanahorias cocidas, quitamos el exceso de agua, salpimentamos al gusto, añadimos un poco de nuez moscada, leche y mantequilla, y machamos bien hasta obtener un puré untuoso y sabroso.
Vertemos nuestro puré en un recipiente apto para horno, cubrimos con los champiñones y rallamos nuestro queso manchego. Metemos al horno y gratinamos.


¡Espero que os haya gustado!
Nos vemos el viernes con una nueva receta y vídeo.
¡Sed felices!

3 comentarios:

  1. Una guarnición fantástica y el contraste de sabores me tiene que gustar sí o sí.

    besazos

    ResponderEliminar
  2. Yo me lo comería como plato único, pero como acompañamiento me parece riquísimo también, y se prepara bastante rápido, lo que en esta época de calor es para tener en cuenta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. No soy muy amiga del puré de patata, la verdad. Aunque reconozco que tiene acólitos entre mis hermanos y tu manera de hacerlo puede triunfar, todo hay que decirlo. Un besote.

    ResponderEliminar

Un comentario es siempre bienvenido, reconforta a la que está detrás de este trabajo.
Por eso te doy las gracias desde ya.