Nuevo vídeo: torrijas en dos versiones para Semana Santa

¿Y es que qué es una Semana Santa sin torrijas?, ¡nada!, así que no hemos querido dejar escapar la oportunidad de enseñaros a preparar unas deliciosas torrijas que seguro que os sorprenden. Por un lado prepararemos unas deliciosas y jugosas torrijas de Nocilla y por otro unas torrijas al horno, por lo que restaremos algo de kcal a este dulce tan típico de esta época.
Hace ya unos años os enseñamos a preparar las clásicas torrijas con azúcar, si queréis refrescar la memoria, por aquí os dejo el enlace: torrijas clásicas.

(Si pinchas en la imagen te llevará directamente al vídeo)

Vamos a necesitar:
Para ambas torrijas:
400ml. de leche / 2 cucharadas de miel / La piel de medio limón / 1 ramita de canela / 3 huevos
Para las torrijas al horno:
4 rebanadas de pan de ayer de un dedo de grosor / Canela en polvo / Miel
Para las torrijas de Nocilla:
8 rebanadas de pan de ayer de medio dedo de grosor / Nocilla / Aceite


Empezaremos preparando la leche infusionada para empapar nuestras torrijas, para ello, en un cazo añadimos todos los ingredientes que hemos dicho que usaremos para ambas torrijas, exceptuando el huevo. Dejamos que hierva unos 5 minutos a fuego medio, colamos y reservamos.
Mientras la leche se enfría prepararemos nuestras torrijas de Nocilla, para ello untamos un poco de Nocilla en cuatro de nuestras ocho rebanadas, y cubrimos con las restantes a modo de sandwich.
Ahora que la leche ya estará templada, podemos ir sumerjiendo nuestras torrijas, yo he empezado con las de Nocilla, pero da igua. Una vez bien empapadas, las bañamos en el huevo que previamente habremos batido. Ahora será el momento de freír nuestras torrijas de Nocilla en abundante aceite caliente. Una vez estén con un color bonito, las sacamos a un plato con un poco de papel absorbente y dejamos que escurran el exceso de aceite.
Por otro lado, las torrijas que haremos en el horno son más sencillas aún. Sumergimos las rebanadas en leche y después las rebozamos en huevo. Las colocamos sobre una bandeja y horneamos a 200ºC hasta que se doren. Las sacamos y le ponemos un poco de canela en polvo y miel al gusto.
¿Y vosotros con cuál os quedáis?

¡Esperamos que os hayan gustado, nos vemos la semana que viene con más recetas ricas!

Recordad que nos podéis seguir por las redes....
¡Sed felices!

6 comentarios:

  1. Te dan ganas de pasar la pantalla y coger una,muy buena pinta,riquisimas y suculentas.
    Arriquitaun.

    ResponderEliminar
  2. La gastronomía es una parte tan importante de la Semana Santa como las procesiones. En las últimas semanas he podido comprobar que el tema religioso y procesional es más o menos importante según las zonas, pero todos, absolutamente todos, recordamos tradiciones gastronómicas y recetas propias de este tiempo, así que bienvenidas sean esas torrijas para inaugurar la semana santa

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  3. Que ricas, un par me comería ahora mismo antes de irme a la cama huuuuu. lo malo que es un poco tarde jijiji.Bss

    ResponderEliminar
  4. Chica, ambas versiones están muy ricas, Pero tengo que reconocer que a mi me gusta más prepararlas en el horno porque ensucian menos y no huele a fritura jejeje
    Además que son más ligeras :o) que dentro de nada estaremos en bikini!
    Besos y feliz semana,
    Palmira

    ResponderEliminar
  5. Bárbara, no le pongo faltas a ninguna de tus torrijas, las dos me gustan. Sin torrijas no hay S.Santa. Aún no las he probado rellenas de chocolate, pero "mi instinto" me dice que estarán buenísimas. Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Que ricas estas torrijas!!. Es uno de mis dulces favoritos, que no sólo hago en S. Santa, de vez en cuando las disfrutamos en casa, sea la época que sea.
    Saludos

    ResponderEliminar

Un comentario es siempre bienvenido, reconforta a la que está detrás de este trabajo.
Por eso te doy las gracias desde ya.