Nuevo vídeo: empanadillas con queso añejo sin lactosa de La Antigua, tomate y albahaca

¡Buenos días glotones!, aquí estamos otra semana más con una receta de lo más sencilla y deliciosa, que estoy segura de que os va a encantar.
Ya sabéis, hace cosa de un mes os lo conté por aquí, que nos llegaron unos quesos fantásticos, de los que nos declaramos fan total, y con los que hace un tiempo ya preparamos varias recetas, en el post que os he puesto antes las veréis todas, y en esta ocasión vamos a probar otras tres variedades diferentes, ¡pero os aseguro que están riquísimas también!
Tenemos un queso curado de oveja con pimienta negra, que es el que usamos el mes pasado, y que nos ha cautivado. Un queso de oveja añejo con romero y un queso de oveja añejo sin lactosa, ¡nuestro protagonista hoy, y que nos ha sorprendido para bien, y mucho!


Pero bueno glotones, vamos al lío, ¿no?, que seguro que estáis deseando ver estas deliciosas empanadillas que nos hemos marcado, ¡y ya veréis que es muy muy rápido y fácil de hacer!

(Si pincháis en la imagen os llevará directamente al vídeo)

Vamos a necesitar:
Queso añejo sin lactosa de La Antigua / Tomate picado sin piel ni pepitas / Masa de empanadillas / Aceite / Albahaca fresca / Ajo / Sal / Huevo


Preparar estas empanadillas, glotones, no tiene ninguna complicación, quizás lo más difícil sea cortar el tomate, pues necesitamos daditos muy pequeños y que nos queden sin pipas, ademas, una vez cortados, los pondremos en un colador para escurrirlos, pues si los pusiésemos tal cual en la masa la humedecería y podría romperla. Una vez el tomate listo, pasamos a rallar nuestro queso, y mezclamos con el tomate que previamente habremos salado. Ahora cortaremos la albahaca y la añadimos también. Mezclamos muy bien.
Será entonces cuando empecemos a rellenar las obleas de empanadilla. Para cerrarlas podeis usar los dedos, un tenedor o un utensilio especial para empanadillas, en el video veréis perfectamente las tres maneras. Una vez cerradas pintamos con huevo, ponemos sobre una rejilla y horneamos hasta que estén doradas.
Mientras se hornean prepararemos un aliño, muy sencillo, pero delicioso, con el ajo, el resto de hojas de albahaca y aceite. Trituramos muy bien y reservamos.
Sacamos las empanadillas del horno, emplatamos y servimos con nuestra salsa.

¿Fácil, verdad glotones?, ¡pues ya sabéis, a prepararlas y a disfrutar del maravilloso queso que os traemos hoy!

¡Si queréis ver a otros #quesococineros, os invito a que visitéis la página Quesoteca donde encontráis muchas más recetas!

¡Espero que os haya gustado!
Nos vemos pronto glotones, ¡gracias por estar ahí!

¡Recordad que nos podéis seguir por las redes!
¡Sed felices!

4 comentarios:

  1. Soy muy quesera y ese queso tiene muy buena pinta, qué ricas deben estar las empanadillas. Lo mejor es que los intolerantes a la lactosa ya pueden comer un queso rico.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Hola Bárbara!! Pues a una ratoncilla como yo, y fan, además, de las empanadillas, ya podrás imaginar los ojos que he puesto cuando he visto estas delicias. Es cierto, son fáciles y muuuuuuy ricas. Me las pido para cenar ¡¡YA!! Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Siempre me han gustado las empanadillas, seguro que con este relleno no dejaría ninguna en el plato, qué ricas!!!Un beso

    ResponderEliminar
  4. Holaaaaa ya estoy de vuelta por aqui ,en casa nos encantan las empanadillas y las hago amenudo pero con queso no las he echo nunca.
    Te han quedado de relujo ademaas de estar de muerte relenta.
    Bicos mil y feliz semana wapa.

    ResponderEliminar

Un comentario es siempre bienvenido, reconforta a la que está detrás de este trabajo.
Por eso te doy las gracias desde ya.